Carta abierta a los padres y madres del Consejo Escolar.

31 de agosto de 2011.

Estimados representantes de los padres y las madres del alumnado en el Consejo Escolar del IES Carlos III, de Prado del Rey, (Cádiz) ;

Esta es una carta de agradecimiento por la disposición al diálogo y trabajo que siempre han mostrado con todos y cada uno de los familiares de los alumnos y alumnas del centro y por la realización de esa tarea en la sombra que es trabajar por todos, aportando cantidad de horas y  de reuniones para procurar que el centro mejore día a día.

Este trabajo implica multitud de sesiones de Consejo Escolar, charlas informativas con las familias del alumnado,  preparación de fiestas, convivencias…  y participación en cantidad de actividades que celebra el centro como todos hemos podido constatar durante este curso pasado.

Seguro que uno de los objetivos de su actividad es aportar un granito de arena para hacer que cada vez más, las familias del alumnado se impliquen en la educación de sus hijos e hijas y se interesen por los asuntos del centro, de forma que todos mejoremos en lo que nos concierne, el rendimiento de nuestra comunidad y por tanto, la calidad de nuestro sistema educativo.

Comprendo que todas estas actividades hayan estado en el primer puesto de sus ocupaciones y por tanto no pudieran durante todo el curso, dar respuesta a la petición de información que una de las familias de una alumna ha hecho al Consejo Escolar,  sobre algunos de los hechos que pudieran haber ocurrido  durante el año escolar y el desarrollo de las clases de primer curso de secundaria, como son (nombro algunos de ellos e incorporo otros de manera más evidente ya que  son tantas las cuestiones que me preocupan que no se ponerles orden…)  el uso inadecuado de los servicios, los cambios de clase, (según tengo entendido en algunas ocasiones el tiempo que ha pasado entre clase y clase ha sido de más de quince minutos…)  las ausencias del profesorado, la increible circunstancia de que cuando un profesor o profesora ha sustituido una clase (repito, de primero de secundaria) se ha negado a dar lo que se tenía programado por no ser  un experto/a en la materia, la agrupación de un número importante de alumnado conflictivo en un aula, los problemas curriculares y de comportamiento dados, la supresión de horas de clase con la excusa de la entrega de notas en días lectivos  y otras circunstancias que sin duda, para ustedes, han estado en un segundo plano frente a la urgente necesidad de realizar un desayuno andaluz, una excursión de final de curso u otras actividades más importantes para la vida del centro.

Agradeciendo su esfuerzo por dar respuesta a esta petición de información, de la que estoy seguro, el director del centro ha procurado siempre que se hiciera lo antes posible, de acuerdo con las aportaciones del resto de personas que componen este Consejo Escolar, se despide este padre de alumna, aprovechando para desearles una feliz entrada de curso y una fructífera colaboración en los siguientes años con el IES, en favor de la participación de padres y madres en la vida del centro.

Benito García Peinado.

Anuncios

Ya lo tenemos con nosotros…

Mis hijas lo habían pedido hace tiempo y mi mujer y yo nos negábamos ya que la experiencia del sacrificio de nuestra anterior mascota, Maya, nos hizo vivir una de las experiencias más dolorosas a las que nos hemos enfrentado por el momento.

Pero bueno, lo vimos y no pudimos decir que no más veces, así que aquí está, lleva una semana con nosotros y ya no podemos parar de pensar en él…

Tiene dos meses.  Nació el 30 de mayo y le hemos puesto OYE  por votación familiar.

Atención a la diversidad: sugerencias de uso.

Me atrevo a presentar una lista de sugerencias para aquellos docentes interesados en tratar la atención a la diversidad en sus aulas, que pueden resumirse como mi particular forma de entender la diversidad tras considerar completada una etapa personal de docencia en estos asuntos…

Soy consciente de los riesgos de toda generalización, por tanto, no tengo ninguna pretensión especial, solo dar una visión muy personal, tras más de veinte años de trabajo en aulas de apoyo a la integración, aulas de educación especial en centros específicos, programas de garantía social en institutos de secundaria (actualmente PCPI) y alguna que otra tutoría en centros de primaria.

Atención a la diversidad: sugerencias de uso.

  1. No matar moscas a cañonazos. No aplicar medidas disparatadas para problemas relativamente simples. Te aconsejo que leas la orden que regula estas medidas atentamente. La mayoría de ellas son responsabilidad tuya o del equipo del que formas parte.

  2. Dar el tiempo necesario para que estas medidas puedan surtir el efecto deseado. Algo muy importante; respeta el ritmo de maduración personal. No olvidemos que debemos tomar las medidas una a una y no agotarlas todas de golpe. Primero vienen los refuerzos, luego las repeticiones, adaptaciones y por último los diagnósticos y las orientaciones de los especialistas. Es buena idea agotar las posibilidades a nuestro alcance antes de pedir una valoración diferente por parte de especialistas. La organización escolar que permita la adopción de todas estas medidas es fundamental y así debes exigirlo al equipo directivo. Para más información sobre el conjunto de medidas puedes acceder a este enlace.

  3. No se puede poner al día a un alumno o alumna yendo más lentos. Esto es evidente,… ¿no?

    Un alumno que tiene dificultades debe hacer más, esforzarse más y trabajar más. Si eso requiere mayor tiempo de trabajo con actividades para casa o completar un horario más denso habrá que hacerlo así. Eso si, debes conservar unas altas expectativas para tu alumnado.

  4. Actualízate didacticamente frente a la diversidad de tu alumnado. Programa y prepara tus clases pensando en el grupo. Nunca es una solución esperar a que los que tienen menor nivel de competencias curriculares alcancen al resto. Eso es una utopía. No hay un grupo con un solo nivel y un alumno desfasado, eso no existe. Lo normal es que existan diferentes ritmos de aprendizaje en un mismo grupo. Presta atención a tu formación constantemente y actualiza tu nivel pedagógico creándote tu propio entorno de aprendizaje.

  5. Ten presente que “La normalidad absoluta es la más absoluta de las anormalidades”  (idea tomada de aquí)

  6. El placer de madrugada, por el día pagamos, o dicho de otro modo, pan para hoy a veces significa hambre para mañana. La aparente tranquilidad que podemos tener en clase cuando nos quitan de ella a un alumno problemático, es el germen de un problema mayor en el futuro.

  7. Implica a las familias, a los compañeros/as a más gente en la atención a la diversidad. Recibe apoyos y organiza actividades que puedan adaptarse a las diferencias. ¿Qué tal un teatrillo?, ¿Y un mural?, ¿Y una presentación de diapositivas?…

  8. ¿Para qué necesitas un diagnóstico? Suelen decirte cosas que ya sabes. No son la excusa para que el PT atienda a las dificultades de aprendizaje. Eso debe hacerlo sin que exista diagnóstico… ¿No lo sabías? Eso de solo atender únicamente a niños y niñas con diagnóstico ya hecho, es una falsedad. Acude al diagnóstico cuando realmente lo necesites para trabajar con un alumno o alumna. Es evidente que en bastantes casos son imprescindibles. Para ello debes completar un protocolo de acceso a la valoración psicopedagógica que nunca debes hacer solo/a, busca la ayuda del resto de compañeros/as del equipo.

    Piensa en el chico o chica. ¿En qué le beneficia tener un diagnóstico que le marcará para toda la vida? Además, el nivel de expectativas del profesorado baja inmediatamente cuando un alumno es diagnosticado, y lo más importante, en muchos casos, los diagnósticos no se leen ni se aplican sus orientaciones. (lo se, lo se, esto no debería escribirlo…)

  9. Aplica el Sentido común. La mayoría de las veces, el sentido común es contrario a lo que hacemos en clase. ¿Realmente piensas que un chico/a de siete u ocho años puede estar cinco horas sentado sin hablar y concentrado en su trabajo personal?

  10. Un verdadero docente se identifica cuando es capaz de sacar adelante a los alumnos y alumnas con dificultades. Trabajar con los que van bien siempre es muy fácil. No hacía falta estudiar magisterio para eso….

Muchas veces, alumnos y alumnas que van mal con un docente marchan mucho mejor con otros e incluso las peticiones de diagnóstico de algunos casos se diluyen cuando el tutor o tutora siguiente plantea dinámicas de aula diferentes y motivadoras. -“son los hiperactivos selectivos….”- Podemos observar a alumnos “etiquetados” como TDAH que permanecen sin problemas atentos durante largas sesiones cuando usan el ordenador o participan en teatros y dramatizaciones… entonces, ¿qué haremos?, ¿nos decantamos por el diagnóstico o analizamos nuestra metodología?

Algunos textos que pueden completar el post: