Inclusión educativa.

Entiendo la Educación como escenario social, que debe ser gratuito, obligatorio y de calidad, y que implica la admisión de la inclusión educativa sin reservas. Una escuela inclusiva sólo es factible si se cuenta con profesionales de la educación con un alto grado de vocación, implicación y formación didáctica en un entorno adecuado. Las bases de este contexto deben estar auspiciadas por la administración educativa.

Los niños hacen pruebas, en Finlandia, desde…

El modelo de la integración educativa ha tenido un éxito parcial. Pretendíamos copiar un modelo de funcionamiento propio de escuelas ricas, llevadas a cabo en países del norte de Europa, en las que los recursos, los medios profesionales y materiales, las instalaciones y el alumnado no eran los mismos y por tanto, el modelo aunque teóricamente bien sustentado, ha tenido un desarrollo desigual en nuestra tierra. Hoy este modelo ha caducado.  No tiene sentido seguir hablando de integración escolar en los términos de hace más de treinta años. (Ver PDF.  Informe Warnock. 1978)

Aparecen de vez en cuando noticias en los medios acerca del número de docentes que van a atender a las necesidades educativas especiales del alumnado de manera específica. Esto, que en principio podría parecer un factor importante en la calidad educativa que podemos ofrecer y por tanto, una buena noticia, no lo es. Implica una forma de entender la diversidad anclada en el pasado y superada en la teoría, aunque no social ni educativamente.

Intentaré explicarme.

Es cierto que un porcentaje de alumnos y alumnas que presentan necesidades educativas especiales por discapacidad en grados medios y severos   necesitan de una atención especial e individualizada que se da por personal especialista en Pedagogía Terapéutica bien en centros de integración, en aulas de apoyo a la integración o aulas específicas de Educación Especial  o en centros específicos donde se concentran muchos recursos tanto personales como materiales y donde, por desgracia, terminan muchos chavales y chavalas rebotados desde los centros de primaria cuando van a empezar la secundaria o al final de esta. Esto, por sí solo, ya requiere de un comentario más extenso y detallado en otra entrada que saldrá a la luz más adelante.

Es evidente la necesidad de estos profesionales en abundancia para poder ofrecer siempre la mejor respuesta educativa posible a este alumnado, pero a lo que me refiero es a la presencia de estos profesionales en los centros educativos y su atención a alumnado que no presenta estas graves alteraciones.  Siempre he defendido la no intervención del PT (incluso su eliminación del centro si no hay censo de NEE por discapacidad) con alumnado con dificultades de aprendizaje ya que la considero función de la tutoría y del resto de profesores y maestros que intervienen con estos sujetos.  Es ridículo pensar que una persona formada como técnica-experta en educación solo atienda a alumnado sin problemas o dificultades muy superficiales y los que sí las tienen sean atendidos por un profesorado especialista que asume en muchas ocasiones el papel (que no le corresponde) de tutor de este alumnado. Todos los docentes debemos tener la capacitación necesaria para poder dar respuesta a un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, a los problemas de conducta,  a una dificultad de aprendizaje, a los problemas de orientación, de ritmo, de segmentación de palabras en sílabas, los denominados problemas disléxicos y a las diferentes dificultades en la mecanización del cálculo, la numeración, la comprensión oral y escrita… y a las dificultades típicas del alumnado de hoy en día, porque si no es así, ¿de qué somos profesionales?, ¿de dictar ejercicios de los libros de texto?, ¿en qué consiste nuestra formación docente?

Perseguimos, con este modelo segregador el sistema de transmisión de información a un colectivo homogéneo. Hecho totalmente falso, equivocado e  inasumible hoy en día y que está en contra de la idea  del “diseño universal”.

También es importante para todo docente manejar diferentes metodologías y seleccionar aquellas que mejor se puedan aplicar a las características de nuestro alumnado. Entender que el aprovechamiento de recursos es básico, conocer las mejores condiciones de organización de grupos, distribución de espacios, agrupamientos. Dominar los fundamentos de la enseñanza de la lecto-escritura, usar distintos modelos educativos para la enseñanza de la composición y descomposición de números y asimilación del cálculo,… y adquirir nuevos conocimientos y actualizarse en didáctica de manera constante. De hecho, una acepción que debería tener la palabra docente es la de formación continua. No es concebible considerarse como docente si no se dedica una parte importante de nuestra práctica a la formación e investigación.

Por supuesto, el docente debe usar los medios a su alcance que permitan formar al alumnado para que su preparación pueda darse de manera continua. Debemos enseñar a aprender y en esto, la implicación de las nuevas tecnologías es un hecho indiscutible. No tienen sentido negarse a la utilización de las TIC. Hoy hablamos de competencias y la digital es una de ellas. Indiscutible también las posibilidades que las nuevas tecnologías  tienen en la atención al alumnado con dificultades específicas.

Del mismo modo, el manejo a un nivel de conversación fluida en situaciones o contextos habituales en inglés o en un segundo idioma es tan básico que debe ser exigido en la búsqueda de ese maestro/a total. Conocimientos rudimentarios de música, el uso de algún instrumento, fundamentos de la educación física y las habilidades motrices básicas para fomentar los hábitos de vida saludables y un largo etcétera de habilidades mínimas que permitan desarrollar sesiones de trabajo en todos los ámbitos y a través de proyectos.

Así se posibilitará que los docentes demos el salto a un cambio metodológico importante que supere las actuales formas de impartir clase que se corresponden con una escuela de tiempos pasados. Además, las medidas que la administración debe tomar deben ir en la línea de exigir una formación docente de alto nivel en el tratamiento de las dificultades de aprendizaje, de apoyar a los centros con recursos materiales y un número de docentes adecuado para poder disminuir la ratio, estableciéndose en doce alumnos/as por docente como máximo,  potenciar la función de tutoría e ir más allá implicando a las familias en el aula.

Se trata de reconvertir a los docentes englobando en su concepto el campo de la educación especial y de la integración de habilidades y conocimientos básicos. No suprimir las especialidades, como algunos quieren ver en estas líneas, sino hacerlas extensivas a todos los que se enfrentan a la educación de un conjunto de niños y niñas. Apuesto por el concepto de docente integral. Apuesto por la formación personal en todas y cada una de las etapas educativas obligatorias (incluso la Educación Especial) y no por la segregación en especialidades que parcelan nuestra forma de entender el sistema educativo y la enseñanza.

Sólo así podemos empezar a pensar en  la inclusión que se defiende desde los supuestos teóricos y que en países avanzados es un aspecto organizativo básico.

Imagen y Referencias:

Si se quiere profundizar en el conocimiento de la construcción de comunidades de aprendizaje y los requisitos necesarios para una escuela realmente inclusiva, aconsejo la lectura de:

  1. Educación inclusiva y las comunidades de aprendizaje como alternativa a la escuela tradicional
  2. http://blog.ididactic.com/diseno-de-los-colegios-del-futuro/#
Anuncios

Queja de un padre preocupado por la educación de sus hijas.

Hace algún tiempo que vengo dándole vueltas a la idea de publicar en este blog una carta que envié al Consejo Escolar del instituto donde mi hija estudiaba el primer curso de Educación Secundaria y en la que me limitaba a pedir información acerca de algunos hechos que según habían llegado hasta mí, me preocupaban doblemente, primero porque como digo, mi hija pertenecía a ese grupo, pero especialmente  por haber sido docente en el colegio de primaria de la localidad, del grupo de alumnos y alumnas que ahora estaban ya en la siguiente etapa educativa de nuestro sistema.

Finalmente me he decidido por hacerlo, ya que nunca he tenido ninguna mala intención ni un interés especial en acusar a nadie de nada en concreto, únicamente, repito, el interés que como padre debo tener, (no podría ser de otra forma) en el entorno donde se desenvuelven nuestros hijos e hijas y en la educación que reciben, ya que al fin y al cabo, es eso a lo que nos hemos comprometido cuando hemos decidido ser padres,… ¿no?

Por otra parte, mis relaciones, hasta que mi hija entró en el centro al que me refiero, con los docentes ha sido muy fluida y agradable. Hay que considerar que estamos hablando de un pueblo de medianas dimensiones en las que todos nos conocemos e incluso las hijas e hijos de estos compañeros/as de secundaria se escolarizan en el colegio donde yo ejercía como maestro. Además, mi vinculación con el centro en el equipo directivo hacía también que las reuniones para desarrollar los programas de tránsito y otras actividades comunes fueran corrientes y habituales por lo que como es evidente, no existía ninguna mala idea cuando entregué esta carta tanto al director del IES como a los representantes de los padres y madres del alumnado en el mismo Consejo Escolar.

Espero que esta publicación contribuya a que se disuelvan algunos rumores sobre su contenido y malas interpretaciones que todavía hoy siguen presentes en la vida de la localidad por los comentarios que me siguen haciendo los vecinos y amigos que allí dejé.

La carta fue la siguiente:

(Están eliminadas las alusiones personales y nombres de alumnos, compañeros,… ya que no considero que eso altere en nada el contenido de la misma)

 
Estimados docentes y miembros del Consejo Escolar del ___________________:
 
Mi nombre es Benito García Peinado, soy maestro en el Colegio ____________ de esta localidad, y he desarrollado funciones de equipo directivo durante algunos cursos, por lo que la relación personal y laboral con el ___________ ha sido estrecha en los últimos años, colaborando fundamentalmente en los programas de tránsito de alumnos y alumnas de sexto curso de E. Primaria hacia la Educación Secundaria.
 
Desde este curso escolar, además, mi relación con el IES viene dada por ser padre de alumna de primer curso de Educación Secundaria Obligatoria y es en este aspecto, en el que me gustaría ser considerado en este Consejo Escolar.
 
 
El motivo de esta carta es el siguiente:
 
Me gustaría conocer la postura que este Consejo Escolar tiene frente a una serie de hechos que vienen ocurriendo desde principios de curso en el centro educativo, que me preocupan como docente y padre, y que paso a detallar brevemente en este escrito con la convicción de que tras su discusión interna, se tomarán las medidas que este órgano de gobierno considere oportunas.
 
En primer lugar creo que es necesario aclarar que posiblemente cualquiera de las críticas que se vierten no son exclusivas de este instituto y es algo seguro que muchos padres y madres de mi propio centro podrían hacer escritos parecidos a este, pero eso lo dejo para los directamente implicados,… creo que es una obligación personal como usuarios del Sistema Educativo solicitar información y expresar aquello con lo que no estamos de acuerdo o nos parece poco ético, profesional… o simplemente no adecuado en la difícil tarea de educar a nuestros hijos e hijas.
 
No pretendo hacerme defensor de ninguna causa social ni nada parecido y mi única motivación es la de interesarme por la educación de mis hijas, desde la perspectiva de un padre inquieto y preocupado por este tema tan fundamental en nuestras vidas. Evidentemente, ellas quedan al margen de mis opiniones particulares y estoy convencido de que así se considerará por todas las personas que tengan acceso a este escrito.
 
Intentaré hacer una lista de los hechos de la forma más breve, cercana y directa posible, ya que estoy seguro de que estamos al tanto de los sucesos que se describen y que deseamos lo mejor para los alumnos y alumnas.
 
A principios de curso me impresionó ver cómo las clases de primer curso comenzaban con normalidad dos días después de que se iniciara el calendario escolar oficial de la provincia, que se marcaba como el día 15 de septiembre, hecho que manifesté públicamente en la primera y única sesión de tutoría (oficial) que he mantenido con el tutor de mi hija. La respuesta ofrecida, por el docente y por el Equipo Directivo del centro está relacionada con evitar novatadas a los alumnos y alumnas de primer curso,… (esto daría para hacer un comentario más extenso, pero no quiero alargarme demasiado)
 
También en esta reunión expresé lo que ya había manifestado de manera personal a ciertos padres y madres del grupo y al mismo tutor; que no me parecía bien que por ser un profesional excelente, se le hubiera cargado con una cantidad “excesiva” de alumnos y alumnas que pudiéramos considerar conflictivos en el aula y que habíamos “marcado” en las reuniones de tránsito de manera previa.
 
Hago aquí un inciso para comentar que los compañeros y compañeras de tercer ciclo de mi centro (y creo conocer que los del otro centro de primaria también) se han pasado gran parte del tercer trimestre del curso anterior pensando y repensando, elaborando informes y discutiendo en sesiones de trabajo, por supuesto, en muchas tardes de prolongación de su jornada laboral, estos aspectos. Podría pensarse que este esfuerzo no ha tenido sentido dada la poca repercusión que nuestras aportaciones han tenido en la organización de grupos, por lo que seguir haciendo programas de tránsito en las mismas condiciones no tiene, desde mi punto de vista, el menor sentido.
 
Los criterios de asignación del alumnado a los grupos en los que actualmente se encuentran no se han explicado desde mi modesto entender, a padres, madres y docentes.
 
En la mencionada reunión de presentación, nos recibió el tutor de mi hija, un reconocido profesional de la docencia en la localidad y una persona cercana, afable y que desde el punto de vista de padres y madres con los que he mantenido conversaciones acerca de la marcha de nuestros hijos e hijas, es un buen docente. Lástima que no pueda decir lo mismo del resto de profesionales que trabajan con nuestros hijos ya que ninguno de ellos tuvo la idea de presentarse en esa “reunión de presentación” del curso. Seguramente estarían muy ocupados en otros asuntos de más importancia que conocer a los padres y madres de los alumnos y alumnas con los que ya estaban trabajando desde el día 17 de septiembre.
 
Por este motivo todavía no conocemos a las personas que imparten clases de música, inglés y otras especialidades, aunque eso si, conocemos sus criterios organizativos, pedagógicos y de evaluación por una fotocopia que nos han hecho firmar ya entrado el curso en algunas especialidades.
 
Da que pensar,… ¿no?
 
Esto me sirve para conectar con otro asunto que todavía no logro entender y es la negativa del centro a entregar los controles y exámenes que hacen nuestros hijos e hijas de manera ordinaria, por lo que hay que establecer una cita, (siempre solicitada por nuestra parte, no por la del tutor o profesorado de otras materias) para que podamos conocer la marcha escolar de los mismos.
 
Hecho esto, solicitar una cita,… (me presento personalmente en el centro para hacerlo y puedo constatar como la puntualidad no es un punto fuerte del IES) se me da hora para una entrevista en horario de mañana, a lo que evidentemente no puedo acceder por encontrarme trabajando a esa misma hora y le ruego al profesor tutor de mi hija que me de cita para una tarde más adelante o incluso en horario matinal pero antes de iniciar mi jornada laboral, mostrándome dispuesto a colaborar en este asunto en la medida de mis posibilidades.
 
Esta entrevista se posterga por diferentes causas como la programación de una excursión con el alumnado, la recopilación de información por parte de otros profesores y profesoras de mi hija y dada la inmediatez de la entrega de notas y de la cercanía ofrecida por el tutor parándose a charlar conmigo en multitud de ocasiones en diferentes lugares.
 
Pensaba en la sesión de entrega de notas como un lugar idóneo para hacer constar en público mi preocupación por ciertos hechos que se han desarrollado en el IES durante este trimestre, y que pienso que debemos discutir como padres y madres en grupo como son:
  • La desorganización y caos que se provoca en los cambios de clase, con cambios que superan los diez y quince minutos entre clase y clase. La imposibilidad de impartir clases con normalidad en muchas de las asignaturas dados los problemas de comportamiento del alumnado de manera constante. El derecho de unos a la educación (obligatoriedad de estar en el sistema educativo) no está por encima del derecho de otros a recibir esta educación (una de calidad y adecuada al nivel que todos deseamos)
    • Estoy seguro que conocemos que la responsabilidad de lo que ocurra en estos cambios es del profesorado y también estoy seguro de que sabemos que en el centro no está permitido fumar y que hacemos lo posible por evitar que esto suceda…
  • La entrega de controles y exámenes (mejor dicho, la negativa a su entrega) a las familias del alumnado para estar informados del proceso educativo con mayor continuidad.
  • La problemática dada respecto a la compra “solicitada” por parte de las especialidades de inglés y francés de ciertos libros a mediados de trimestre por valor de 15 euros sin carta explicativa ni información al respecto.
  • La casi inexistente implicación del profesorado en la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación y la escasa formación del mismo respecto a este eje de la programación didáctica, ya que es una de las ocho competencias básicas y en las que el alumnado de esta localidad está muy preparado.
    • Educar en las TIC como sabemos, no es una opción, es una obligación y en este sentido se han organizado numerosos cursos de formación, jornadas, congresos, formación en centros,… por los centros de profesores en los años anteriores que invalidan la supuesta negativa por necesidad de formación en este sentido. No es necesario recordar que la formación personal es un requisito imprescindible de todos los docentes.
    • La escasa utilización de recursos TIC, auditivos y visuales en materias como idiomas es un ejemplo de esta formación, hecho que me parece especialmente grave en una localidad que se ha implicado tanto en este aspecto y que es referente a nivel andaluz en dicho trabajo.
  • La casi inexistencia de tareas y deberes que los alumnos y alumnas de primer curso llevan para casa (no puedo entender que el alumnado de primaria por lo general, tenga mayor número de deberes que los estudiantes de primero de ESO) y otros asuntos relativos a la marcha de la clase como el nivel de competencia del alumnado, la atención a la diversidad, los desdobles y agrupamientos,…
    • Asuntos que como miembros del Consejo Escolar ya conocen, y en los que estoy seguro que se han tomado medidas al respecto pero que deben seguir preocupándonos y sobre los que no debemos bajar la guardia. 
Tristemente no he podido hacerlo como pensaba, ya que la entrega de notas se ha hecho en horario de mañana, (no insistiré en lo contraria a la ley de esta medida) ya que para ello además, se ha dado el agravante de que se han anulado parte de las clases del día 23 de diciembre.
 
Supongo que se habrá aprobado previamente por el Consejo Escolar, como es lógico, e informado a la Delegación Provincial de esta medida, ya que un centro no puede establecer los horarios de manera unilateral sin informar a los padres y madres como bien es sabido por toda la comunidad, aunque desde mi ignorancia, entiendo que esto se hace para evitar a los docentes ir una tarde al centro de trabajo, (creo que el horario establecido implica la asistencia de al menos una tarde al centro cada semana) y por eso, se eliminan las clases,… curioso, es la misma medida que se tomó al principio del curso.
 
La sensación que me queda, la que veo en el pueblo, la que me cuentan los padres y madres de alumnos, la que se percibe en el ambiente por los propios docentes, (algunos incluso de la misma etapa educativa) es, que quizás todos los males del Sistema Educativo se puedan solucionar de la misma manera, no asistiendo a clases, aunque la idea que transmitimos a la sociedad es la idea de que nuestro compromiso con nuestros hijos e hijas y cumplimiento de nuestro deber siempre están supeditados al bienestar inmediato de un día, diez minutos, una sesión sin clases… y que el esfuerzo que intentamos pedirles a ellos no tiene un reflejo en nuestro quehacer diario.
 
Es habitual escuchar expresiones como; “los del instituto van por otro lado”, “esos si que saben…”, “ellos no van por las tardes…”, “ellos no van a cursos”, “ellos no hablan con las familias…” y tantas otras que son, estoy totalmente seguro, falsas, pero que hacen daño a la docencia.
 
Quizás a todos y cada uno de nosotros y nosotras, si esto llegase a transmitirse desde nuestro centro, nos daría vergüenza pertenecer a un colectivo que antepone su bien personal y particular inmediato (…pan para hoy y hambre para mañana) al objetivo para el que trabaja y podría pensar que un poco más de formalidad en nuestras decisiones pudieran solventar, entre otras muchas medidas legales, jurídicas, curriculares, organizativas,… algunos conceptos sociales totalmente erróneos, como es la escasa valoración de la profesión docente.
Agradezco la atención y espero noticias de sus decisiones al respecto.
 
 
27 de Diciembre de 2010.
Benito García Peinado.

Ya somos visibles.

Ya somos visibles.

Parece que después de habernos hecho el vacío mediático durante tanto tiempo empezamos a ser muy visibles para la mayoría de los medios de comunicación, aunque me entristece que el desconocimiento sea tan grande que nos tachen de hermanos menores del PP los unos, y de marca blanca del PSOE los otros mientras que la mayoría de formaciones nos dedican toda clase de calificativos “cariñosos”.

Este mes ha visto la luz una encuesta donde se nos da el 9,9 % de intención de voto, lo que quiere decir que en cuatro años, hemos pasado de ser un nuevo partido al que muchos auguraban una corta vida, a obtener la confianza de muchos ciudadanos que aprecian el valor del ejemplo de nuestros cinco diputados (realizando un trabajo encomiable en el Congreso) y de decir las cosas claras tanto en Bilbao como en Jaén, en Barcelona como en Oviedo, de pedir las competencias en educación y sanidad para el estado para evitar desigualdades  y de apostar por el sentido común y por hacer una política de restricción del gasto en aquello que es innecesario, de hablar claro sobre las comunidades autónomas y diputaciones, de cambiar la ley electoral tan injusta que tenemos actualmente y de fomentar la transparencia en los partidos políticos. (UPyD es el único que tiene las cuentas publicadas para que todos los ciudadanos puedan acceder a ellas)

También ha tenido, creo, influencia en estos resultados tan motivadores la aportación de numerosos afiliados a UPyD tuiteros que critican, hablan, dan sus impresiones y comunican siempre desde el mayor de los respetos cada asunto de la política nacional y autonómica en las redes sociales (aquí no pueden silenciarnos) el elegir democráticamente a nuestros representantes en el partido y la posición de firmeza que eso nos da. Ahora se avecina una temporada de insultos fáciles, descalificaciones y bulos variados, pero eso es señal del nerviosismo de las otras formaciones que empiezan a sospechar que hemos venido para quedarnos y que otra forma de hacer política es posible.

Solo una cosa, si sientes ese deseo irrefrenable de insultar y descalificar nuestras propuestas y a la gente de UPyD, por favor, antes lee este manifiesto y accede a este enlace. No olvides contrastar tus informaciones, ya que a veces, los titulares son un tanto engañosos.

Imagen: http://politica.elpais.com/politica/2012/07/28/actualidad/1343506962_981706.html

Mediocres.

Comparto este escrito después de haberlo leído en facebook. Creo que no vulnero ningún derecho a la propiedad puesto que circula mediante correos electrónicos de manera alegre por la red y es de dominio público. Cito al que creo su autor mediante su twitter más abajo. En todo caso, es un escrito que nos debe hacer reflexionar sobre lo que estamos construyendo entre todos.

Lo pienso , aunque no lo he escrito yo:
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura. Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional. Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada. Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido fomentado celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

@DavidJimenezTW

El blog de David Jiménez.

Visto y leído en facebook. by Reyes Mota.