Inclusión educativa.

Entiendo la Educación como escenario social, que debe ser gratuito, obligatorio y de calidad, y que implica la admisión de la inclusión educativa sin reservas. Una escuela inclusiva sólo es factible si se cuenta con profesionales de la educación con un alto grado de vocación, implicación y formación didáctica en un entorno adecuado. Las bases de este contexto deben estar auspiciadas por la administración educativa.

Los niños hacen pruebas, en Finlandia, desde…

El modelo de la integración educativa ha tenido un éxito parcial. Pretendíamos copiar un modelo de funcionamiento propio de escuelas ricas, llevadas a cabo en países del norte de Europa, en las que los recursos, los medios profesionales y materiales, las instalaciones y el alumnado no eran los mismos y por tanto, el modelo aunque teóricamente bien sustentado, ha tenido un desarrollo desigual en nuestra tierra. Hoy este modelo ha caducado.  No tiene sentido seguir hablando de integración escolar en los términos de hace más de treinta años. (Ver PDF.  Informe Warnock. 1978)

Aparecen de vez en cuando noticias en los medios acerca del número de docentes que van a atender a las necesidades educativas especiales del alumnado de manera específica. Esto, que en principio podría parecer un factor importante en la calidad educativa que podemos ofrecer y por tanto, una buena noticia, no lo es. Implica una forma de entender la diversidad anclada en el pasado y superada en la teoría, aunque no social ni educativamente.

Intentaré explicarme.

Es cierto que un porcentaje de alumnos y alumnas que presentan necesidades educativas especiales por discapacidad en grados medios y severos   necesitan de una atención especial e individualizada que se da por personal especialista en Pedagogía Terapéutica bien en centros de integración, en aulas de apoyo a la integración o aulas específicas de Educación Especial  o en centros específicos donde se concentran muchos recursos tanto personales como materiales y donde, por desgracia, terminan muchos chavales y chavalas rebotados desde los centros de primaria cuando van a empezar la secundaria o al final de esta. Esto, por sí solo, ya requiere de un comentario más extenso y detallado en otra entrada que saldrá a la luz más adelante.

Es evidente la necesidad de estos profesionales en abundancia para poder ofrecer siempre la mejor respuesta educativa posible a este alumnado, pero a lo que me refiero es a la presencia de estos profesionales en los centros educativos y su atención a alumnado que no presenta estas graves alteraciones.  Siempre he defendido la no intervención del PT (incluso su eliminación del centro si no hay censo de NEE por discapacidad) con alumnado con dificultades de aprendizaje ya que la considero función de la tutoría y del resto de profesores y maestros que intervienen con estos sujetos.  Es ridículo pensar que una persona formada como técnica-experta en educación solo atienda a alumnado sin problemas o dificultades muy superficiales y los que sí las tienen sean atendidos por un profesorado especialista que asume en muchas ocasiones el papel (que no le corresponde) de tutor de este alumnado. Todos los docentes debemos tener la capacitación necesaria para poder dar respuesta a un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, a los problemas de conducta,  a una dificultad de aprendizaje, a los problemas de orientación, de ritmo, de segmentación de palabras en sílabas, los denominados problemas disléxicos y a las diferentes dificultades en la mecanización del cálculo, la numeración, la comprensión oral y escrita… y a las dificultades típicas del alumnado de hoy en día, porque si no es así, ¿de qué somos profesionales?, ¿de dictar ejercicios de los libros de texto?, ¿en qué consiste nuestra formación docente?

Perseguimos, con este modelo segregador el sistema de transmisión de información a un colectivo homogéneo. Hecho totalmente falso, equivocado e  inasumible hoy en día y que está en contra de la idea  del “diseño universal”.

También es importante para todo docente manejar diferentes metodologías y seleccionar aquellas que mejor se puedan aplicar a las características de nuestro alumnado. Entender que el aprovechamiento de recursos es básico, conocer las mejores condiciones de organización de grupos, distribución de espacios, agrupamientos. Dominar los fundamentos de la enseñanza de la lecto-escritura, usar distintos modelos educativos para la enseñanza de la composición y descomposición de números y asimilación del cálculo,… y adquirir nuevos conocimientos y actualizarse en didáctica de manera constante. De hecho, una acepción que debería tener la palabra docente es la de formación continua. No es concebible considerarse como docente si no se dedica una parte importante de nuestra práctica a la formación e investigación.

Por supuesto, el docente debe usar los medios a su alcance que permitan formar al alumnado para que su preparación pueda darse de manera continua. Debemos enseñar a aprender y en esto, la implicación de las nuevas tecnologías es un hecho indiscutible. No tienen sentido negarse a la utilización de las TIC. Hoy hablamos de competencias y la digital es una de ellas. Indiscutible también las posibilidades que las nuevas tecnologías  tienen en la atención al alumnado con dificultades específicas.

Del mismo modo, el manejo a un nivel de conversación fluida en situaciones o contextos habituales en inglés o en un segundo idioma es tan básico que debe ser exigido en la búsqueda de ese maestro/a total. Conocimientos rudimentarios de música, el uso de algún instrumento, fundamentos de la educación física y las habilidades motrices básicas para fomentar los hábitos de vida saludables y un largo etcétera de habilidades mínimas que permitan desarrollar sesiones de trabajo en todos los ámbitos y a través de proyectos.

Así se posibilitará que los docentes demos el salto a un cambio metodológico importante que supere las actuales formas de impartir clase que se corresponden con una escuela de tiempos pasados. Además, las medidas que la administración debe tomar deben ir en la línea de exigir una formación docente de alto nivel en el tratamiento de las dificultades de aprendizaje, de apoyar a los centros con recursos materiales y un número de docentes adecuado para poder disminuir la ratio, estableciéndose en doce alumnos/as por docente como máximo,  potenciar la función de tutoría e ir más allá implicando a las familias en el aula.

Se trata de reconvertir a los docentes englobando en su concepto el campo de la educación especial y de la integración de habilidades y conocimientos básicos. No suprimir las especialidades, como algunos quieren ver en estas líneas, sino hacerlas extensivas a todos los que se enfrentan a la educación de un conjunto de niños y niñas. Apuesto por el concepto de docente integral. Apuesto por la formación personal en todas y cada una de las etapas educativas obligatorias (incluso la Educación Especial) y no por la segregación en especialidades que parcelan nuestra forma de entender el sistema educativo y la enseñanza.

Sólo así podemos empezar a pensar en  la inclusión que se defiende desde los supuestos teóricos y que en países avanzados es un aspecto organizativo básico.

Imagen y Referencias:

Si se quiere profundizar en el conocimiento de la construcción de comunidades de aprendizaje y los requisitos necesarios para una escuela realmente inclusiva, aconsejo la lectura de:

  1. Educación inclusiva y las comunidades de aprendizaje como alternativa a la escuela tradicional
  2. http://blog.ididactic.com/diseno-de-los-colegios-del-futuro/#
Anuncios

One thought on “Inclusión educativa.

  1. […] 1. Para hablar de un modelo inclusivo de tratamiento que posibilite la adecuada atención a la diversidad, soy partidario de que todo el profesorado de infantil, primaria y secundaria tenga la capacitación necesaria para poder hacerlo. De lo que somos los docentes especialistas, deberíamos serlo, es de ofrecer la correcta atención educativa que el alumnado requiere. Si no, ¿de qué somos profesionales? ¿A qué nos dedicamos? ¿Podría decir un médico a su paciente que no lo atiende porque esta enfermo? Trastornos por déficit de atención, dificultades de aprendizaje, discalculias, disortografías… deben ser atendidas por maestros y maestras de manera ordinaria. Las discapacidades deben ser atendidas con apoyo del especialista. Explico esto con un poco más detalle aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s