¿Por qué sigues?

Pues porque no estaría tranquilo en el sofá de mi casa, viendo lo que se ve y escuchando lo que se escucha. Porque es necesario que nos impliquemos y seamos protagonistas de nuestras decisiones y porque hay que hacer todo lo posible por dejar a la próximas generaciones una España y por tanto una Andalucía, mejor que la que tenemos actualmente.

Porque hay una cuarta parte de la población andaluza en riesgo de exclusión social y porque la pobreza cultural, económica y social es terrible, más, si pensamos en las posibilidades que esta tierra tiene. Porque es mucha la riqueza dilapidada en tantos años de una organización caótica de las administraciones públicas y en un despilfarro constante de una gentuza que ha tirado el dinero de todos. Porque no es excusa pensar en lo que hemos progresado, sino que es necesario pensar en cómo deberíamos estar si las cosas se hicieran bien.

A veces, los compañeros y amigos más cercanos me han comentado entre burlas y el choteo típico de los andaluces que lo deje, que no merece la pena, que me equivoqué de partido y que no vamos a ningún lado. Que debería haberme ido ya o cambiarme a caballo ganador y que quién me manda meterme en estos fregados, dejando incluso trabajos que me dan buenos beneficios económicos por esta historia…

Pero es que no se trata de eso… se trata de que hay principios que defender y de que cuando pase el tiempo, en un futuro no muy lejano, me gustará pensar que lo intenté. ¡Y que lo conseguimos!

mingote-vote-a-gundisalvo

Anuncios

Más de lo mismo.

Primera reunión (y creo que será la última) con la tutora de mi hija que cursa 2º de Bachillerato en un grupo con casi cuarenta alumnos y en unas condiciones bastante malas por sonoridad, espacio… La desgana con que nos habla es cuanto menos, llamativa. Insiste en que están desbordados y que ya trabajan el máximo  tiempo establecido.  Ante la pregunta de si se pueden o no hacer desdobles, nos responde que no tienen recursos para eso y que ya hacen todo lo que pueden. La reunión de tutoría de principios de curso de mi segunda hija, esta vez en tercero de ESO, todavía no se ha celebrado.

En cualquier caso, entrego mis hijas a dos centros cada día de los que desconozco a los profesionales que pasan con ellas muchas horas a la semana y que influirán, irremediablemente, en su futuro. Creo que las familias no nos merecemos esto.

La mayor me avisa de que hay asignaturas, ya a estas alturas, que se han convertido en un verdadero cachondeo y que es prácticamente imposible dar clase. Y la selectividad en unos meses.

ParoEscuelas_Aca