Mariposas en el estómago.

Vuelvo a tener esa sensación que me hace estar triste por dejarles ir pero por oto lado, vuelvo a ilusionarme con la idea de encontrarme con un nuevo grupo.Vuelvo a pensar en si todo les irá bien, si están preparados para una nueva etapa si no habrá problemas en el tránsito a ESO… y la respuesta que me doy a mi mismo es la misma de todos los años. No, no les irá todo lo bien que espero, no están preparados, no tienen las armas suficientes para enfrentarse a un gran cambio, si hubiera hecho esto, o lo otro, no son autónomos… aunque se que lo serán, lo estarán y conseguirán esas habilidades que se les exigen en tan solo unos meses. Entonces es cuando habrá que preguntarse. Es entonces cuando habrá que hablar con ellos y con sus familias y hacer balance.

Son veintisiete proyectos de futuro y esa es la magia de todo esto, que se caerán, que se estrellarán y que se levantarán, en eso estamos todos los que los queremos y los que deseamos verles mayores y encontrarnos con ellos por la calle, o en las puertas del instituto y que nos cuenten lo que les ocurre, cómo les va, qué asignaturas se les atragantan y cuáles son las que mejor se les dan, quién destaca en el deporte y quién tiene ya noviete.

Esta es la mejor profesión del mundo. Tenemos la suerte de ser partícipes de sus vidas, de conocerlos desde pequeños y de ir siendo testigos de sus logros. Hoy han vuelto al cole para visitarnos en el primer día del nuevo curso. Hoy les he visto tan mayores…

Anuncios