Innovación educativa

La escuela ha muerto, ¡viva el aprendizaje!

Con esta curiosa sentencia Manuel Jesús Fernández Naranjo publicaba un tuit gracias al cual, rebuscando y rebuscando llego a una de las últimas tendencias en materia educativa, la desescolarización, que defendió en su momento Illich (1971)

Esto me hizo pensar en los diferentes movimientos pedagógicos citados como movimientos de renovación e innovación que hoy en día tienen un peso especial por su demostrada eficiencia pero que sin embargo, no son aplicados de manera generalizada.  Un ejemplo reciente de esto es lo que ocurre con la metodología ABN creada por Jaime Martínez Montero (2008) que está teniendo una gran repercusión en países latinoamericanos y aunque está demostrando sus potencialidades y reconociéndole un avance impresionante estos últimos años, no tiene el apoyo mayoritario, por el momento, de los docentes andaluces, los más directamente relacionados con esta metodología puesto que el ABN nació en Cádiz.

Otros movimientos anteriores todavía no han llegado a nuestras aulas y en líneas generales aquellos docentes que los aplican son presentados como docentes innovadores. Son docentes que usan en sus clases ideas que pueden tener más de ciento cincuenta años y que ya innovaban con las diapositivas, los periódicos y revistas en el aula, las transparencias y los mapas mentales, pues se han preocupado por ir formándose cada día, y sobretodo, han ido seleccionando aquello que funciona, porque en esto de la innovación, existen cosas buenas y cosas no tan buenas, y sabemos que no todo lo que es nuevo tiene sentido en la escuela.

Me sigue sorprendiendo la poca “cultura pedagógica” que tenemos en general los docentes y aun más, los nuevos docentes, que desconocen (desconocemos) estrategias, técnicas, actividades… tan necesarias para poder llevar a cabo nuestro trabajo. Esto condiciona el formato de las clases que terminan convirtiéndose en un seguimiento literal del libro de texto, unido a la falta de exigencia, en cuanto a la organización del espacio y de los recursos, para llevar a cabo una metodología más activa, acorde a los entornos reales en los que el alumnado se desenvuelve y necesita para poder desarrollarse integralmente.

classroom-1699745_1280

Imagen: pixabay.

Hoy seguimos hablando de innovación cuando hablamos de estrategias didácticas que no son nuevas, siendo el verdadero cambio el enfoque y los recursos que se utilizan en su aplicación. Lo nuevo no es la tormenta de ideas, lo nuevo es el entorno de aplicación de la tormenta de ideas, los recursos que podemos trabajar en su realización y la forma de publicar los resultados de la misma. Del mismo modo, la tecnología por si sola no puede sustentar a la innovación. Tenemos por tanto dos faenas por delante, conocer las corrientes sobre didáctica y conocer los recursos más apropiados para poder aplicarlas en las condiciones en las que nos movemos. Lo verdaderamente importante es conocer cómo aprenden los chicos y chicas que tenemos entre manos y organizar los procesos necesarios para que este aprendizaje se de en las mejores condiciones posibles.

Para conseguirlo, es interesante que repasemos las propuestas que durante tantos años de experiencia hemos ido acumulando, así, conociendo el concepto, aplicaremos los recursos.

  • Aprendizaje entre iguales. (Girard, 1820)
  • Método activo. (Marion, 1888)
  • Test de inteligencia. Psicometría. (Binet, 1900)
  • Centros de Interés. (Decroly, 1907)
  • Enseñanza individualizada. (Parkhurst, 1907)
  • Método de proyectos. (Kilpatrick, 1918)
  • Aprendizaje servicio. Pedagogía social.  (Dewey 1918)
  • Modelo educativo Montessori. (1924)
  • Máquinas de enseñar. (Pressey, 1926)
  • Técnicas Freinet (1934)
  • Educación popular. (Freire, 1960)
  • ABP. (Evans, 1965)
  • Sociedad desescolarizada. (Illich, 1971)
  • Inteligencias múltiples. (Gardner, 1983)
  • The Flipped classroom. (Walvoord y Johnson Anderson, 1998)

 

 

Anuncios

Autor: benigp

Maestro. A partir del curso 2018/19 en el CEIP Valdelagrana, en el Puerto de Santa María. Nueva etapa profesional tras el CEIP Juan XXIII de Puerto Real y el CEPR Pablo de Olavide, de Prado del Rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s