Otra forma de hacer atención a la diversidad

Una semana ha pasado ya desde que tomé posesión del puesto de coordinador provincial de NEE perteneciendo al ETPOEP de Cádiz. Un trabajo que es una apuesta personal y que se presenta como un reto emocionante. Un puesto al que todo el mundo se refiere como un trabajo agotador y muy agobiante por la constante petición de atención que requiere.

Esto es un mundo. El nivel de conocimiento de los centros, de sus necesidades y de sus censos debe ser algo que se tiene que manejar con soltura y que sólo con el tiempo puede conseguirse, tal y como lo ha venido haciendo mi compañera Carmen a la que voy a sustituir en el cargo. Mi jefa, MariÁngeles es un portento de memoria, trabajo y conocimiento de recursos, normativa, procedimientos…

Tengo la impresión de que por el momento, se ha perdido a un docente enamorado de su profesión y que disfrutaba de su trabajo, para ganar un mal administrativo y mediocre gestor de unos recursos que son migajas para lo que de verdad se necesita en una educación pública de calidad. Los recursos son muy limitados y aquí todo el mundo pide esos recursos personales que no tenemos.

Una cosa he podido constatar en esta semana. El nivel de trabajo e implicación de la gente de la que estoy rodeado es impresionante. Eso es lo único que por el momento me hace abrigar esperanzas y creer que esto va a merecer la pena.

Por ahora ahí estamos, intentando estar a la altura que se espera de mi, intentando encajar toda la información que me llega desde un lado y otro, intentando encajar las piezas del puzzle.

pieces-of-the-puzzle-1925422_1920

Imagen: pixabay.

Anuncios