París. Julio 2018

Funciona muy bien el metro como transporte rápido y económico pero los hoteles son muy, muy, muy malos, unido al maltrato al turista, las aglomeraciones, bastante descuido en el ambiente de zonas emblemáticas por no decir que estaba sucio y todo carísimo. Los franceses tampoco ayudan. En idiomas mal, una ciudad que vive del turismo debería estar mejor preparada y además no intentan hacerse comprender. Historia de una visita obligada a una ciudad bella que podría titularse “Cómo matar a la gallina de los huevos de oro”.

Valoras mucho más lo que tienes en casa cuando sales al exterior y te das cuenta de lo que hay por ahí. Eso si, coincidimos con algún partido de la selección francesa en el mundial de Rusia2018 y observamos con envidia cómo todo el país, en terrazas, pantallas al aire libre y bares, se unía para cantar su himno, orgullosos de su bandera y de su historia.

 

Anuncios

Warner Madrid

Hemos vuelto a ir. Esta vez nos hemos alojado en el TRYP Los Ángeles de Getafe , un buen hotel para familias numerosas que ofrece habitaciones amplias y cómodas. La posibilidad de aparcar el coche justo bajo la habitación y el acceso a las mismas es muy bueno.  Subimos y bajamos por Córdoba en vez de por Extremadura. Unas seis horas en cada trayecto.

Muchísima gente, el parque lleno y bastante gente en la zona infantil, había, sobretodo, familias con dos o tres pequeños, nada que ver con los grupos de colegios de otras fechas a finales de curso. Un buen día. Cada uno pudo montarse en la atracción que quiso aunque tuviese que esperar un ratito en cada cola.  Los adolescentes del grupo soltaron adrenalina con la caída libre y las montañas rusas y el resto disfrutamos de la cara del peque. Hice algunas fotos esperando el desfile al caer la noche.

 

Lo que no te puedes perder, sin duda, el espectáculo de la loca academia de policía.

Más…

 

El Toti

Fernando era mi cuñado. Fernandillo, el Toti, murió de un ataque al corazón el 25 de julio, día de Santiago y su día libre, en su casa de El Puerto de Santa María tras ser tratado por los servicios de urgencias que acudieron a socorrerlo. Fernando era taxista. Un enamorado de todo lo gaditano, aficionado al fútbol, socio del Cádiz. Disfrutaba con las cosas sencillas, con la familia, con una buena mesa y con un rato de conversación. No fumaba ni bebía. Tenía 55 años.

Cuando llegamos a su casa ya todo había pasado prácticamente y los servicios de urgencia habían hecho lo que pudieron por salvar la vida de Fernando. Un trabajo excepcional y rápido, apenas tardaron cinco o diez minutos en llegar desde el aviso.

El problema comenzaba en ese momento, cuando este equipo médico se marcha del domicilio sin dejar un certificado de defunción firmado para que los servicios funerarios pudieran trasladar el cuerpo hacia el tanatorio de Cádiz. Los empleados del servicio funerario comienzan una peregrinación por los centros médicos de El Puerto en busca de un médico (en principio su doctora de cabecera, que ha terminado su jornada laboral y ya no está en el centro de salud correspondiente) que firme este certificado y se encuentran siempre con la misma respuesta, quien tiene que firmar es el último doctor o doctora que ha visto al fallecido, algo desde mi punto de vista, lógico. Nadie asume la responsabilidad de la firma aun conociendo el caso.

El equipo médico que atendió a Fernando es un equipo que se dedica, fundamentalmente, al traslado de pacientes y en ese momento se encuentra a más de 80 kilómetros, en Algeciras, realizando un transporte y se calcula que volverán en unas cuatro horas. Mientras tanto, mi cuñado en el suelo, con una toalla encima esperando una firma.

Ante la situación que se nos presenta, más de siete horas esperando, decido acudir a la sede donde se supone que debe volver la ambulancia después del traslado y llamar al 061 para pedir explicaciones. Me atienden y me dicen que el equipo médico que atendió a mi cuñado es un equipo al que se tuvo que acudir de manera “alternativa” ya que todas las ambulancias del 061 estaban ocupadas en el momento del aviso (lo que es una muestra evidente de la escasez de medios)  y que al no dedicarse a este tipo de urgencias de manera habitual, palabras del coordinador del caso del 061, no llevan el documento para expedir el certificado. Si, eso mismo, así como lo oyen.

epes

Una vez que llegan a sede, y sorprendidos por nuestra presencia allí, la doctora firma el certificado gracias a que las personas del servicio funerario disponen de algunos impresos y no sin antes comentarnos que es un favor que están haciendo ya que según ellos, no es su obligación hacerlo. Tras más de ocho horas en el suelo, los servicios funerarios pueden por fin hacerse cargo del cuerpo y dar curso a todo el proceso posterior.

Como diría Fernando, !Esto es Cádiz!

Y así todo.

 

Posdata:

La historia podría ser la base de una película de Almodovar. Ahí lo dejo.

Redescubrir Praga.

Hace mas de veinte años que tuvimos la oportunidad de visitar la capital de la República Checa. Entonces la protagonista fue la nieve y la baja temperatura. Esta vez, con un clima más adecuado para poder pasearla, la hemos conocido mejor, redescubriendo lugares y asombrándonos con su evolución. La ciudad mantiene un encanto especial y es imposible hacer una relación de espacios, monumentos, edificios y lugares en los que fijarse sin dejarse algo. Praga está construida en torno al río Moldava, que la divide en dos, lo que hace que sea una ciudad donde los puentes tienen un protagonismo evidente. El más conocido, el puente de Carlos, donde se concentra el turista, lugar de reunión y de encuentro de músicos, artistas, visitantes…

En Praga conviven elementos de su historia con elementos de vanguardia. Es un contraste continuo entre sus torres más emblemáticas y las esculturas más provocativas.

20258468_834371113378160_7182738167467849404_n

Una visita que no debes perderte es la que te llevará a descubrir la ciudad de Karlovy Vary, una ciudad negocio a base de un balneario que ofrece curas para todo tipo de dolencias, cremas de belleza, licores, obleas… y donde la gente bebe de sus aguas termales de las numerosas fuentes. Es una ciudad que recibe a muchísimo turista/paciente ruso, lo que ha hecho que su pequeño aeropuerto mantenga una línea directa con vuelos a Moscú.

Es una ciudad dividida en dos, por una parte la ciudad balnerio, construida en torno al cuidado de pacientes de toda Europa, y por otra, la ciudad industrial, donde residen los locales, más de 55.000.

La pega: Praga se está convirtiendo en un parque temático con la ciudad de Praga como fondo. En algunos momentos da la sensación (por las calles del centro) que te vas a encontrar con los personajes Disney para hacerte una foto. Llega un momento en que no puede gestionar toda la avalancha de basura que genera y eso estropea su encanto.

La solución: huir de las masas, escaparte a los inmensos parques y jardines donde el residente pasea y disfruta de fuentes, de verdes llanos, de árboles inmensos y de iglesias y torres alucinantes.

http://slide.ly/gallery/view/9f48820af9a5573b99eb176894e2866d

Fotos: Sara García Mera. 

Más info: