Viaje a Cantabria.

Recomendable, muy recomendable por sus paisajes, por la amabilidad de la gente, por los edificios y monumentos, por el clima…

Hemos disfrutado de un viaje por diferentes lugares de España. Tengo que decir que me ha sorprendido gratamente la ausencia de complejos de las ciudades y pueblos castellanos y cántabros con la omnipresente bandera constitucional en todos los lugares emblemáticos de cada zona así como en viviendas particulares. Es un placer reencontrarse con la normalidad.

Un viaje encantador por la cantidad de rincones preciosos como Mérida, donde solemos hacer una parada siempre que circulamos por la Autovía de la Plata, la impresionante Salamanca, paseo indispensable por una de las ciudades más bellas del mundo, la preciosa Santillana del Mar, la zona de Reinosa, (venimos bien cargados de pantortillas y sobaos pasiegos), el complejo puente romano, donde nos hemos alojado,  la estación de esquí de Alto Campoo, el nacimiento del Río Ebro,  una maravilla, y la mismísima Santander, que nos ha recordado bastante a Cádiz, una ciudad que mira a su bahía y al Cantábrico.

En Santander no te puedes perder muchas cosas, pero si vas con perros, como era nuestro caso, un paseo por la pequeña península donde se sitúa el Palacio de la Magdalena es una decisión perfecta. Puedes llevar bocadillos y bebidas y pasar un día magnífico tanto en los jardines abiertos al público como en sus diminutas playas. La chavalería se junta para saltar del espigón del embarcadero y las vistas, al norte, son espectaculares.

Aprovechamos la vuelta para comer en  Segovia, tras la parada forzosa en Cuellar (la ciudad donde se dieron los primeros encierros de España) por un problema en los neumáticos.  La bajada con la ciudad al frente es impactante, el Alcazar, la Catedral  y el conjunto arquitectónico te llaman la atención y claro, siendo gaditanos, tapeamos el la cervecería 100 montaditos, junto al famosísimo y poco explotado acueducto romano. Pienso que si Segovia estuviese en Italia sería la cuidad más visitada del mundo, nos vendemos poco y mal. Tras la comida bajamos a Ávila y enfilamos las carreteras nacionales que nos llevan de nuevo a la Autovía de la Plata. Un trayecto muy largo, pero lleno de maravillas a cada paso.

 

En el debe, la imposibilidad de visitar ciudades como Plasencia, Cáceres, detenernos en pueblecitos como Piedrahita, hubiéramos necesitado cien días más de viaje. España es impresionante.

Otra cosita, poder circular por autovías de toda España, de punta a punta y que seamos los gaditanos los que tenemos que pagar peaje por salir de nuestra provincia vía Sevilla, gracias al jugoso negocio que representa para unos pocos, es algo que no puede mantenerse ni un solo día más.

Fotos: Sara García Mera. 

Más…

Roma. Verano 2016.

Impresionante. Mucho que ver y que descubrir. Un viaje muy recomendable.

Fotos: Sara García Mera

La queja: En las agencias de viaje deberían avisar de los 6€ por persona y día que hay que pagar como tasa turística. (Una barbaridad)

 

En construcción

Yo creo que deberían avisar. No está bien que llegues a un parque temático y te lo encuentres manga por hombro.

Son demasiadas las atracciones y lugares que están cerrados al público en plena Semana Santa. Por tanto, en temporada alta, y considerando lo bien que se paga el paseo por estas fechas lo justo sería que te avisaran cuando contratas el viaje. Sería algo así como “vengan, pero ya saben que se van a encontrar con un 10, un 20 o un 30% de atracciones cerradas” y así ya iría uno con el cuerpo hecho…

Por lo demás, hoteles, desayunos, espectáculos, atracciones, horarios y organización perfectos, como siempre…

Un buen sistema.

Un buen sistema lo es principalmente, por los recursos humanos que posee.  El SAS es uno de esos gigantes que cuenta con unos profesionales inmensos, cumplidores en sus labores, responsables y bien cualificados.

Hace dos días que mi padre, con casi noventa años, ha sido tratado quirúrgicamente en el hospital Puerta del Mar de Cádiz, y todo lo que se puede decir de este servicio público es que ha sido un trabajo realizado brillantemente, desde el anestesista que le visitó previamente hasta el cirujano que nos dió la información de cómo había ido todo y contando, claro está, con el servicio de noche de enfermería.

Esta es una joya que debemos defender, cuidar y valorar en su justa medida. ¡Qué lástima que nuestra administración política no la considere así!

20151203_113422

Más de lo mismo.

Primera reunión (y creo que será la última) con la tutora de mi hija que cursa 2º de Bachillerato en un grupo con casi cuarenta alumnos y en unas condiciones bastante malas por sonoridad, espacio… La desgana con que nos habla es cuanto menos, llamativa. Insiste en que están desbordados y que ya trabajan el máximo  tiempo establecido.  Ante la pregunta de si se pueden o no hacer desdobles, nos responde que no tienen recursos para eso y que ya hacen todo lo que pueden. La reunión de tutoría de principios de curso de mi segunda hija, esta vez en tercero de ESO, todavía no se ha celebrado.

En cualquier caso, entrego mis hijas a dos centros cada día de los que desconozco a los profesionales que pasan con ellas muchas horas a la semana y que influirán, irremediablemente, en su futuro. Creo que las familias no nos merecemos esto.

La mayor me avisa de que hay asignaturas, ya a estas alturas, que se han convertido en un verdadero cachondeo y que es prácticamente imposible dar clase. Y la selectividad en unos meses.

ParoEscuelas_Aca

Resolución de conflictos en el aula.

 

Uno de los temas que más preocupan al profesorado en general de los niveles básicos de enseñanza (primaria y secundaria) es la cantidad de conflictos y problemas de conducta que se suelen generar en las dinámicas de clase por muy diferentes motivos. Poder dar clase con normalidad se ha convertido hoy en día, en una tarea muy complicada en ciertas situaciones y centros, sobretodo de enseñanza secundaria.

Por este motivo, los profesionales acudimos a los servicios de apoyo y a la formación personal para poder tener suficientes argumentos y propuestas que nos posibiliten responder a estas interferencias. El problema se agudiza cuando los encargados de darnos estas ayudas dan respuestas disparatadas y completamente irrealizables en la mayoría de los centros educativos…

A veces se nos aconseja que se premie, mediante un sistema de contrato personal con el alumnado, por la realización de determinadas tareas  que el grupo (la mayoría) realiza naturalmente. Esta, entre otras, es una de las técnicas que se nos ofrecen como solución. Sobran los comentarios. Cualquiera que se haya asomado a una clase es capaz de dar al menos cinco razones de lo inviable de esta respuesta, no solo porque es una discriminación positiva, sino porque estamos midiendo con doble rasero y eso provoca la reacción del resto. Esto no hace más que profundizar en el síndrome del payaso de cumpleaños, que premia siempre al más porculero escogiéndole para ser protagonista, mientras que el niño o la niña que se porta bien se queda sin caramelos.

Analicemos nuestras didácticas y los comportamientos de las familias y encontraremos algunas respuestas.

cromos

normas y limites

limites