Lo que sucede alrededor.

Al menos tres colores intensos podían distinguirse en un mar que se batía en retirada mientras la semilla sorteaba a las personas que se amontonaban junto a la orilla en aquella media tarde de finales de agosto. Su majestad el levante hacia acto de presencia, primero tímidamente, luego, cada vez con más fuerza y propiciaba que tanto sombrillas como toallas empezasen a tocar su sinfonía igual que instrumentos de viento y percusión de una orquesta.

zahara

Foto: Sara García Mera.

Anuncios