Campo a través

ham-785438_1920

La peña “Amigos del Jamón 5 Jotas” ha decidido en las últimas votaciones, elegir a un grupo de socios nuevo como Junta Directiva después de que el anterior equipo hubiera metido la pata en más de una ocasión en diferentes temas.  La peña se ha puesto en manos de gente inexperta en la gestión, gente que hasta ahora se había dedicado a la ruptura y la crítica al equipo dirigente que a hacer propuestas reales. El presidente no tiene el apoyo ni tan siquiera de gran parte de su equipo, que lo critica a sus espaldas. Esto, que es sabido por todos, ha provocado en varios socios mucho recelo, e incluso ha surgido un grupo de gente en la misma peña que piensa que hay que romper la baraja y empezar con un juego distinto, porque este planteamiento no es el mejor para poder llevarles por buen camino. Otros socios plantean la creación de una peña nueva, diferente a la peña original, basándose en la idea de que así se gobernarán mejor y no tendrán que aguantar la carga de socios con los que repartir entradas o compartir espacios reservados, y no tendrán influencias de los socios que pertenecen desde hace tiempo, a la asociación primitiva. Estos socios “díscolos” siguen estando presentes, apoyando a la nueva junta, lo que les hace tener algunas ventajas respecto al resto, como acceso a las localidades “premiun” en eventos como “La cata de Jamón” o en los concursos y ferias nacionales. Se les critica, con razón, que aquello que criticaban antes, ha pasado a un segundo plano. En los últimos meses, algunos socios se han declarado “vegetarianos” y según dicen, están dispuestos a luchar porque sus derechos se contemplen al mismo nivel que los del resto.

La inmensa mayoría de los socios asiste atónita a las luchas internas, a la radicalización de posturas, al arrojarse mierda entre unos y otros  y a los enfrentamientos entre grupos de socios que están más preocupados por ocupar puestos en la junta que por el bien común de la peña.

El caso es que se decide iniciar un viaje llevando a todos los socios a una gran muestra de Jamón que se va a celebrar en breve. Se considera que es una oportunidad para que la peña viva tiempos mejores e incluso solvente algunos problemas que viene arrastrando en los últimos años.

La nueva Junta intenta organizar un plan de viaje. Transportar a todos es difícil y el camino presenta varias pendientes y carreteras secundarias que son complicadas. Aun así, se inicia el recorrido con muchas discusiones acerca de la conveniencia de que sean unos u otros quienes coordinen los itinerarios, las paradas…

La peña dispone de abundantes recursos propios. Es una peña con gran potencial, con una gran historia y con unos socios muy capaces cuando se unen en una iniciativa, hasta disponen de autobuses para sus viajes y reuniones. Los autobuses donde viajan son variados, algunos modernos, relucientes y otros viejos, donde el motor al rodar chirría y en los que hubiera venido bien arreglar las deficiencias antes de plantear otros gastos. Todos son conscientes de que hay que invertir en las piezas fundamentales del engranaje, aunque se ha decidido en ocasiones anteriores invertir en asientos de lujo para unos cuantos socios y como el dinero no es suficiente, otros se tienen que conformar con ir en asientos que tienen remiendos y muelles fuera de sitio, confiando en las promesas de inversiones futuras que irán destinadas a ellos.

Los primeros autobuses de los 17 de los que cuenta la caravana, avanzan a buen ritmo. Tanto es así que alguno de ellos propone abandonar el grupo y seguir camino por su cuenta, avanzando más deprisa. Esto ha dividido a los propios socios dentro del bus, también ha hecho que el resto de la comitiva se enfurezca con ellos, sobretodo porque ese vehículo ha sido comprado con el abono de cuotas de todos.

way-768567_1920

En un momento dado, una niebla espesa hace acto de presencia y el presidente, que viaja en el primer bus, obliga a dar un volantazo al chofer que hace que se salgan de la carretera principal. Consciente del error, lo oculta y lo justifica alegando que este nuevo camino es el apropiado. Esta jugada hace que varios autobuses tengan pinchazos en las ruedas, algunos socios, muchos, hayan tenido que parar y otros muchos se han perdido ante la polvareda levantada y los imprevistos del camino.

                 Continuará.

_______________

Imágenes: pixabay.com

¡Mandatareas!

 

mandatareas

Me decía un amigo y compañero hace no mucho que nos habíamos convertido en unos mandatareas, y desde entonces no paro de darle vueltas a la cosa. Es verdad, muchos de nosotros, (disculpen la generalización) hablo de infantil, primaria y secundaria, no está trabajando dentro de un orden o una programación que defina criterios de evaluación ni objetivos, ni lo más importante, una secuencia de trabajo preestablecida. Estamos repasando y volviendo a repasar, tal y como se nos ha sugerido en las “penúltimas” instrucciones recibidas de nuestra Consejería de Educación y Deporte, y hace tiempo que repasar sobrepasó los recursos del libro de texto, que se ha demostrado muy poco útil en este periodo de confinamiento, lo que ha hecho que hasta el más acérrimo defensor de seguir el manual, haya tenido que buscar en otros repositorios.

Creo que es evidente que aunque existen versiones digitales de los libros, se han quedado cortas y la mayoría de la gente está ahora buscando otras propuestas en la red. Nos hemos vuelto buscadores de fichas, hemos buceado en la infinidad de recursos (pdf, presentaciones, vídeos…)  que existen para poder abastecer a nuestro alumnado de material, con el que poder garantizar el trabajo dentro de lo que siempre se ha considerado trabajo de clase, que además es el que demanda un gran número de familias. Nunca actiludis ni orientaciónandujar han tenido tantas visitas, ni los bancos de recursos que se hicieron hace ya unos años, han tenido un protagonismo tan intenso como lo tienen ahora, incluso algunas webs han abierto de nuevo por la demanda existente y muchos se están lanzando a generar nuevas actividades en multitud de plataformas,  herramientas de autor y generadores que se han hecho más presentes que nunca. Estamos “redescubriendo” la escuela TIC 2.0 de hace más de una década. Por cierto, qué bien nos hubiera ido si las administraciones hubieran mantenido aquella propuesta y la hubieran enriquecido. No estaríamos ahora donde estamos, echando en falta una guía en cuanto a la competencia digital de docentes y alumnado y no habría sitio para la escasez de máquinas con las que acceder a estos recursos por parte del alumnado.

Algunos centros teletrabajan con plataformas para poder tener contacto con sus alumnos, otros, tienen al profesorado haciendo la guerra por su cuenta ya que la coordinación intranivel y ya no digamos interciclos, es inexistente,  y unos pocos han desarrollado blogs de aula, webs y métodos más o menos fiables para hacer llegar estas tareas a todos. Siempre, casi siempre, esto se hace bajo la idea de seguir un esquema tradicional de trabajo que consiste en mandar tareas, normalmente en papel, para que nos las devuelvan de alguna forma y corregirlas posteriormente para poder tener evidencias del trabajo y así poder evaluar el tercer trimestre.

Entiendo que tampoco es el momento de innovar, pretender hacer algo distinto a lo que se venía haciendo en clase en un momento de desasosiego tan grande,  hubiera sido otro error en el caos inicial que sobrevino tras el principio del confinamiento. Compañeros y compañeras docentes han intentado hacer la revolución didáctica aprovechando el momento, sin pensar en la formación del alumnado en la realización de tareas ni de las familias que han soportado un peso excesivo entre limitaciones de materiales,  las necesidades de impresión, compartir horarios de trabajo y deberes escolares…

Existe también una minoría de docentes, tocados con la varita divina y elegidos como modelos a seguir, que apuestan por cosas como lo de que nuestros alumnos necesitan una llamada y no tareas, y ocurrencias por el estilo. Anda que si después de dos meses de confinamiento lo que haces es llamar a tus alumnos… ¡Vaya crack!

¡No mandes fichas!, ¡no enlaces un JClic!, no seas antiguo. (Ahora se usa genially, que es más interactivo…)

De verdad que me gustaría ver el resultado de estos avanzados a su tiempo que nunca mandan tareas tradicionales porque eso es de maestro “carca” y ya no estamos en el siglo XIX. ¿Esta gente no trabaja los problemas? ¿No hace comprensión lectora? y lo más importante, ¿no lo hace de manera sistemática?

Bueno, a lo que iba… que tampoco podemos caer en eso. Que ni lo uno ni lo otro. Creo que deberíamos trazar un plan de trabajo y si acudimos a un video de las fracciones es porque tenemos claro que ese vídeo va a ayudar a nuestro alumnado a resolver situaciones que implican el uso de fracciones. Es decir, no se trata de que enviemos a nuestros chicos una ficha sobre sinónimos y antónimos hoy y mañana lo hagamos sobre los gentilicios, se trata de que lo que enviemos, tenga sentido en un entorno y sea parte de una tarea planificada que nos lleve a un producto final que podamos evaluar. El trabajo en bloques de contenidos debe tener un fin.

Tenemos que dejar de ir como pollos sin cabeza, yo el primero, tenemos que avanzar en la educación digital y proponer unidades didácticas que necesiten de la tecnología, tenemos que dar el salto y plantear el uso de las aplicaciones cuando verdaderamente sean necesarias. No intentemos rellenar el tiempo de nuestro alumnado con cuadernillos y cuadernillos de actividades que tienen poco de motivador y nada de competencial ni tampoco atiborrarles de apps ni recursos online aislados que por desgracia, y según me cuentan y se percibe, es lo que estamos haciendo.

Cuando todo pase, si es que pasa algún día, deberíamos estar en disposición de poder seguir secuencias didácticas con un fuerte componente en el uso de la tecnología, como es propio del tiempo en que vivimos, que puedan desarrollarse tanto a nivel presencial como a distancia (es lo que nos viene) y estar preparados para poder dar la atención necesaria de manera individualizada siguiendo los principios del DUA. Los centros deberían contar con recursos para los que lo necesiten y salvar el obstáculo de la brecha digital. Los docentes deberíamos tener claros unos criterios de evaluación personalizada en base a productos y tareas competenciales, favoreciendo la inclusión y la atención a la diversidad, pero visto el ritmo de trabajo actual y lo que estamos haciendo, me temo que no será así, tampoco esta vez.

______________________

Imagen de cabecera cedida por la autora. Ver uso y licencia.

¿Para cuándo eliminamos los “privilegios” de MUFACE?

surgery-79584_1920

No, no es lógico que un funcionario considere que tener sanidad privada (MUFACE)  sea un privilegio, es más, debe considerarse un descrédito a la sanidad pública.

No, no es lógico que docentes que trabajan en la educación pública tengan a sus hijos en la educación concertada o privada.

No, no está bien que seamos un colectivo que está “premiado” con unos servicios a los que la población que atendemos no tiene acceso.

Menos aplausos y mas aprender a defender lo público cuando hay que defenderlo.

Imagen: pixabay