Cultura y práctica digital

Con la porquería de conexión a internet que tenemos en los centros es muy difícil trabajar las TIC en cualquier tarea o actividad y mucho más cuando se trata de una asignatura como cultura y práctica digital en sexto de primaria. La chavalería ya conoce herramientas mucho más potentes de las  que nos permiten usar nuestros aparatos y conectividad, y es por eso, por lo que en la mayoría de las ocasiones nos limitamos a hacer actividades enlatadas, a crear presentaciones y poco más que a hacer prácticas con tablas y procesadores de textos tras muchos intentos por hacer cosas en la nube. Una pena.

Ojalá nos hubieran preguntado si el despilfarro del gasto en libros de texto no lo hubiéramos preferido invertir en conectividad y en renovación de aparatos e incorporación de nuevos. Todavía seguimos subsistiendo con los primeros ordenadores de los proyectos TIC iniciales.

El señor Marina debería pasarse por una de nuestras clases y observar las condiciones en las que trabajamos y si acaso, después podría plantearse evaluar a las administraciones primero y dejarse de dar por saco con “ocurrencias” (de las que ya conocemos algunas en Andalucía, como ese terrorífico plan de calidad que firmaron algunos de los sindicatos mayoritarios) que no van a hacer más que seguir incidiendo en la idea de que los maestros y maestras somos los causantes de lo mal que funciona todo. Por cierto, en mi clase, como se aprecia, no hay mucho espacio para hacer otras actividades, formar grupos, interactuar de diferentes formas… y tantas otras cosas por lo que tenemos que asaltar el pasillo y el resto de dependencias del colegio cuando quedan libres.

20151112_093558

 

Anuncios

La fábrica de proyectos

Siempre que voy a un nuevo centro, cuando tengo la suerte de impartir algún curso, o recibirlo, me fijo en los pasillos del edificio. Normalmente los pasillos reflejan la vida del centro. Lo que se hace, lo que no se hace, las dinámicas de aula, los ruidos y los silencios. Son como una mesa de trabajo de cualquier taller. Reflejan el día a día y los proyectos que están en marcha, lo que queda por hacer y el camino recorrido.

Hay pasillos y pasillos. A mi me gustan los que están a medio hacer, los que tienen mucha faena pendiente. Los que te muestran que se ha roto la dinámica única de clase en la que la chavalería está sentada cinco horas recibiendo información para pasar a ser el protagonista de la acción.

Un pasillo a medio hacer dice mucho sobre cómo se construye el conocimiento.

 

 

 

 

 

Veintiséis

¡Veintiséis! Este curso tengo una tutoría de quinto curso de Educación Primaria de veintiséis chavales/as que me miran con cierta expectación. -Ya estamos en el último tramo de la primaria y eso debe ser duro, además este hombre tiene cara de enfadarse fácilmente. -parecen pensar.

Llevamos unos días y esto es una gozada.  Un buen grupo, un poco charlatanes, pero un grupo fantástico con el que me siento muy a gusto. Espero no defraudarles.

P1080152

Nuestros proyectos, ideas y trabajos en el blog de la clase de quinto curso del CEIP Juan XXIII (aula 2014) y también en nuestra página web. El día a día, las tareas y los comentarios de las familias en la agenda escolar.

Beni GP’s Slidely by Slidely – Slideshow maker