Un poquito de “porfavó”

Esta entrada está inacabada. No tengo muy claro a dónde quiero llegar con ella. Quizás a contribuir a calmar los ánimos. No me gusta vivir en tensión constante de acontecimiento mediático en acontecimiento mediático.

En esta España nuestra de hoy, verano de 2012, estamos muy nerviosos.

Basta bucear un poquito en las noticias de cada día para ver que de cualquier suceso se montan unas batallas dialécticas y propagandísticas que dan miedo. Lo mismo se amenaza a un diputado con matarle que se descuartiza a una persona que aporta su opinión en cualquier medio con el simple interés de ofrecer una visión diferente de los hechos. Directores de periódicos que denuncian amenazas, radicales que insultan, gente que dicta sentencias sin comprobar las fuentes de las imágenes y noticias sobre las que pretende opinar…

Me parece que muy mal nos irá en adelante si por ofrecer opiniones se nos tacha de fascista, de analfabeto, de paleto, si el concepto de sindicalista, de funcionario o de político es usado como arma arrojadiza, si nos permitimos hacer correr bulos sin contrastar y hacer de una anécdota la noticia del día. Radicalizar cualquier opción nunca ha dado buenos resultados y enfrentar partidos u opciones políticas a partir de un hecho concreto no tiene sentido.

Existen temas que se pueden llamar “incendiarios” y basta un simple comentario por un acontecimiento determinado para que se te coloque en uno u otro lado. La iglesia, la república, la monarquía, el pago del IBI por las confesiones religiosas, el aborto, el cumplimiento de las penas íntegras, el gasto en las comunidades autónomas, la lucha antiterrorista,… y en los que sinceramente, creo que la mayoría de los españoles estaríamos de acuerdo si consiguiéramos aplicar una norma básica: el sentido común.

Hace unos días un grupo de personas pertenecientes al SAT (sindicato andaluz de trabajadores) ha realizado un acto en el que se ha denunciado la situación de España (y concretamente Andalucía) en la que la retirada de las ayudas a gente que lo está pasando mal y seguir con la política de recortes emprendida por los gobiernos de la nación y de las comunidades autónomas, puede provocar el asalto a supermercados y el desbordamiento de una situación de la que no se pueden controlar sus consecuencias. Esto, que en sí es un hecho que intenta eso, hacernos conscientes de la crudeza de la realidad y movilizarnos, no puede justificarse ni defenderse. Las personas que han hecho esto deben responder ante la justicia ya que si no es así, se está dando carta libre para que cualquiera, escudándose en la imagen de impunidad ofrecida, pudiera repetirla. No podemos dar ejemplos a base de transgredir los límites de la ley y si se hace, la persona que lo haga debe conocer las consecuencias.

Sería bonito aislar los hechos y juzgarlos por lo que son,el contexto en el que se han realizado y no rebuscar en el historial de esas personas intentando echarles mierda encima. No se puede descalificar a los hechos descalificando a las personas que los hacen y menos si esos hechos ocurrieron hace 45 años. Todos hemos cambiado desde entonces. No tiene sentido decir que algo está mal hecho porque la persona que lo hizo viajó a tal país o mintió en tal suceso. Tampoco es justificable el robo desacreditando a la cadena de supermercados que ha sido robada. Es de tal miseria decir que se pueden realizar estos actos en MERCADONA porque no paga bien a sus empleados como decir que no se debe hacer en EROSKI porque es una cooperativa.

Otro asunto es la proporcionalidad de la justicia, ya que en ningún caso es comparable el robo de varios carros de comida con la apropiación de capital de banqueros, poderosos y altos cargos, como ocurre en cualquiera de los casos de corrupción que podemos ver cada día.

Imagen: ‘Gordillo contra el AVE por El Viso+del+Alcor’ 

Anuncios

La Educación Especial como negocio.

Otro post en el que soltar tensión y rebajar el cabreo generado por cosas que he visto en la red.

Soy un ferviente defensor de la limitación y selección de casos en los que  realizar diagnósticos cerrados de dislexia, TDAH, problemas de aprendizaje, discalculias y todo un conjunto de términos diagnósticos relacionados con el aprendizaje y la conducta.

El interés por la clasificación de estas “alteraciones de la norma” en nuestro alumnado y el etiquetaje de tal o cual problema viene dado, según quién pida este diagnóstico, por diferentes razones*.

En los docentes:

En la mayoría de los casos que me he encontrado en mis años de docente, estos diagnósticos emitidos una vez comenzado el periodo de escolaridad del niño o niña, se han hecho por el simple motivo de descargar responsabilidades asignando al problema que lleva asociado el alumno el fracaso escolar o por justificar una mala praxis educativa en la necesidad de una atención especializada. Existe también una petición de ayuda y de diagnóstico pero acompañada de unas orientaciones “posibles” en el aula que no siempre estamos dispuestos a asumir o que conllevan el organizar estrategias de atención pensando en un alumno obviando al resto.

El más frecuente de los motivos es la búsqueda de un plan alternativo que conlleve la salida del alumno del aula.

Existe también la petición de diagnóstico centrada en las ayudas (esta es la opción ideal)  y en los tratamientos recuperadores más efectivos que podemos ofrecer con los medios a nuestro alcance.

En las familias:

Lo terrible del caso es encontrarse a familias que recorren consultas médicas y psicológicas privadas en busca de un diagnóstico que les absuelva de la responsabilidad educativa.  Diagnóstico que se suele dar en muchas ocasiones achacando la culpa a la escuela y a su “clara ineptitud” para poder atajar dichos problemas. Menos mal que siempre existe un centro privado que tiene unas técnicas milagrosas y que conseguirá en poco tiempo recuperar para la normalidad a esos chavales que tan mal lo están pasando en las escuelas que los desatienden. (por supuesto escuelas públicas)

Está documentado el caso de las familias que no cesan en su empeño de ver a su hijo diagnosticado de los que personalmente llamo enfermedades de Einstein, (él las tuvo todas…) como la dislexia, la epilepsia, los problemas conductuales, de socialización, de comunicación… lo que tranquiliza, increiblemente, a las famlias afectadas.

Otro problema muy aceptado hoy en día como causa de los problemas de aprendizaje de nuestros hijos es el síndrome de Asperger. (esto lo padece todo científico “raro” que se precie y también lo tiene Bill Gates lo que da muestra de su excelencia y potencialidad)

Denuncio la manipulación que de estos problemas se hace a expensas de la familia que ante el desconocimiento, intentan ofrecer un tratamiento personalizado en este tipo de centros privados, presuponiendo que en las escuelas públicas esto no sucede y es precisamente en ellas donde se disponen de los mejores medios personales y materiales para poder dar esta atención en las condiciones idóneas de socialización y normalización.

Como muestra de la manipulación traigo a este post varios ejemplos:

1. RTVE emite un reportaje en el programa Documentos TV denominado palabras al viento sobre el tratamiento de la dislexia. Cualquier docente que se dedique a la atención a la diversidad en Andalucía, la comunidad que conozco, se rebelará ante este tipo de afirmaciones sobre la desatención del alumnado en colegios ordinarios públicos. El reportaje en sí no tiene desperdicio.

Hijos de…  dicen claramente “insuficientemente atendida por la educación pública…” en el momento 1,16 del video. Tendrán poca vergüenza. No lo admito, no lo consiento, me están insultando. Soy y he sido PT en un centro y no me sale del alma aceptar un insulto de estas características por gente que demuestra no tener ni idea de lo que está diciendo. Admiro las técnicas innovadoras que he podido observar en este vídeo y de las que no tenía ni idea hasta ahora. A partir de ahora les preguntaré a mis alumnos como empieza la palabra “palco” y si empieza igual que plata…

Lo de la compañera del centro público de  Madrid en  el minuto 19 es de traca. Aconsejar un centro privado por no poder  hacerles hueco….. ¡Alucino!

2. Un brillante artículo sobre los resultados de las investigaciones realizadas en el diagnóstico del TDAH.
3. Resolución de los problemas ocasionados por la dislexia.
Solo diré que tras tantos años, ya era hora de que nos diésemos cuenta de que aumentando la separación y el tamaño de las letras los efectos se minimizaban. “INCREIBLE”
4. Y esto es otra joyita… Las empresas de videojuegos intentando hacer negocio fácil.
*Evidentemente generalizo, y toda generalización es pobre.

Queja de un padre preocupado por la educación de sus hijas.

Hace algún tiempo que vengo dándole vueltas a la idea de publicar en este blog una carta que envié al Consejo Escolar del instituto donde mi hija estudiaba el primer curso de Educación Secundaria y en la que me limitaba a pedir información acerca de algunos hechos que según habían llegado hasta mí, me preocupaban doblemente, primero porque como digo, mi hija pertenecía a ese grupo, pero especialmente  por haber sido docente en el colegio de primaria de la localidad, del grupo de alumnos y alumnas que ahora estaban ya en la siguiente etapa educativa de nuestro sistema.

Finalmente me he decidido por hacerlo, ya que nunca he tenido ninguna mala intención ni un interés especial en acusar a nadie de nada en concreto, únicamente, repito, el interés que como padre debo tener, (no podría ser de otra forma) en el entorno donde se desenvuelven nuestros hijos e hijas y en la educación que reciben, ya que al fin y al cabo, es eso a lo que nos hemos comprometido cuando hemos decidido ser padres,… ¿no?

Por otra parte, mis relaciones, hasta que mi hija entró en el centro al que me refiero, con los docentes ha sido muy fluida y agradable. Hay que considerar que estamos hablando de un pueblo de medianas dimensiones en las que todos nos conocemos e incluso las hijas e hijos de estos compañeros/as de secundaria se escolarizan en el colegio donde yo ejercía como maestro. Además, mi vinculación con el centro en el equipo directivo hacía también que las reuniones para desarrollar los programas de tránsito y otras actividades comunes fueran corrientes y habituales por lo que como es evidente, no existía ninguna mala idea cuando entregué esta carta tanto al director del IES como a los representantes de los padres y madres del alumnado en el mismo Consejo Escolar.

Espero que esta publicación contribuya a que se disuelvan algunos rumores sobre su contenido y malas interpretaciones que todavía hoy siguen presentes en la vida de la localidad por los comentarios que me siguen haciendo los vecinos y amigos que allí dejé.

La carta fue la siguiente:

(Están eliminadas las alusiones personales y nombres de alumnos, compañeros,… ya que no considero que eso altere en nada el contenido de la misma)

 
Estimados docentes y miembros del Consejo Escolar del ___________________:
 
Mi nombre es Benito García Peinado, soy maestro en el Colegio ____________ de esta localidad, y he desarrollado funciones de equipo directivo durante algunos cursos, por lo que la relación personal y laboral con el ___________ ha sido estrecha en los últimos años, colaborando fundamentalmente en los programas de tránsito de alumnos y alumnas de sexto curso de E. Primaria hacia la Educación Secundaria.
 
Desde este curso escolar, además, mi relación con el IES viene dada por ser padre de alumna de primer curso de Educación Secundaria Obligatoria y es en este aspecto, en el que me gustaría ser considerado en este Consejo Escolar.
 
 
El motivo de esta carta es el siguiente:
 
Me gustaría conocer la postura que este Consejo Escolar tiene frente a una serie de hechos que vienen ocurriendo desde principios de curso en el centro educativo, que me preocupan como docente y padre, y que paso a detallar brevemente en este escrito con la convicción de que tras su discusión interna, se tomarán las medidas que este órgano de gobierno considere oportunas.
 
En primer lugar creo que es necesario aclarar que posiblemente cualquiera de las críticas que se vierten no son exclusivas de este instituto y es algo seguro que muchos padres y madres de mi propio centro podrían hacer escritos parecidos a este, pero eso lo dejo para los directamente implicados,… creo que es una obligación personal como usuarios del Sistema Educativo solicitar información y expresar aquello con lo que no estamos de acuerdo o nos parece poco ético, profesional… o simplemente no adecuado en la difícil tarea de educar a nuestros hijos e hijas.
 
No pretendo hacerme defensor de ninguna causa social ni nada parecido y mi única motivación es la de interesarme por la educación de mis hijas, desde la perspectiva de un padre inquieto y preocupado por este tema tan fundamental en nuestras vidas. Evidentemente, ellas quedan al margen de mis opiniones particulares y estoy convencido de que así se considerará por todas las personas que tengan acceso a este escrito.
 
Intentaré hacer una lista de los hechos de la forma más breve, cercana y directa posible, ya que estoy seguro de que estamos al tanto de los sucesos que se describen y que deseamos lo mejor para los alumnos y alumnas.
 
A principios de curso me impresionó ver cómo las clases de primer curso comenzaban con normalidad dos días después de que se iniciara el calendario escolar oficial de la provincia, que se marcaba como el día 15 de septiembre, hecho que manifesté públicamente en la primera y única sesión de tutoría (oficial) que he mantenido con el tutor de mi hija. La respuesta ofrecida, por el docente y por el Equipo Directivo del centro está relacionada con evitar novatadas a los alumnos y alumnas de primer curso,… (esto daría para hacer un comentario más extenso, pero no quiero alargarme demasiado)
 
También en esta reunión expresé lo que ya había manifestado de manera personal a ciertos padres y madres del grupo y al mismo tutor; que no me parecía bien que por ser un profesional excelente, se le hubiera cargado con una cantidad “excesiva” de alumnos y alumnas que pudiéramos considerar conflictivos en el aula y que habíamos “marcado” en las reuniones de tránsito de manera previa.
 
Hago aquí un inciso para comentar que los compañeros y compañeras de tercer ciclo de mi centro (y creo conocer que los del otro centro de primaria también) se han pasado gran parte del tercer trimestre del curso anterior pensando y repensando, elaborando informes y discutiendo en sesiones de trabajo, por supuesto, en muchas tardes de prolongación de su jornada laboral, estos aspectos. Podría pensarse que este esfuerzo no ha tenido sentido dada la poca repercusión que nuestras aportaciones han tenido en la organización de grupos, por lo que seguir haciendo programas de tránsito en las mismas condiciones no tiene, desde mi punto de vista, el menor sentido.
 
Los criterios de asignación del alumnado a los grupos en los que actualmente se encuentran no se han explicado desde mi modesto entender, a padres, madres y docentes.
 
En la mencionada reunión de presentación, nos recibió el tutor de mi hija, un reconocido profesional de la docencia en la localidad y una persona cercana, afable y que desde el punto de vista de padres y madres con los que he mantenido conversaciones acerca de la marcha de nuestros hijos e hijas, es un buen docente. Lástima que no pueda decir lo mismo del resto de profesionales que trabajan con nuestros hijos ya que ninguno de ellos tuvo la idea de presentarse en esa “reunión de presentación” del curso. Seguramente estarían muy ocupados en otros asuntos de más importancia que conocer a los padres y madres de los alumnos y alumnas con los que ya estaban trabajando desde el día 17 de septiembre.
 
Por este motivo todavía no conocemos a las personas que imparten clases de música, inglés y otras especialidades, aunque eso si, conocemos sus criterios organizativos, pedagógicos y de evaluación por una fotocopia que nos han hecho firmar ya entrado el curso en algunas especialidades.
 
Da que pensar,… ¿no?
 
Esto me sirve para conectar con otro asunto que todavía no logro entender y es la negativa del centro a entregar los controles y exámenes que hacen nuestros hijos e hijas de manera ordinaria, por lo que hay que establecer una cita, (siempre solicitada por nuestra parte, no por la del tutor o profesorado de otras materias) para que podamos conocer la marcha escolar de los mismos.
 
Hecho esto, solicitar una cita,… (me presento personalmente en el centro para hacerlo y puedo constatar como la puntualidad no es un punto fuerte del IES) se me da hora para una entrevista en horario de mañana, a lo que evidentemente no puedo acceder por encontrarme trabajando a esa misma hora y le ruego al profesor tutor de mi hija que me de cita para una tarde más adelante o incluso en horario matinal pero antes de iniciar mi jornada laboral, mostrándome dispuesto a colaborar en este asunto en la medida de mis posibilidades.
 
Esta entrevista se posterga por diferentes causas como la programación de una excursión con el alumnado, la recopilación de información por parte de otros profesores y profesoras de mi hija y dada la inmediatez de la entrega de notas y de la cercanía ofrecida por el tutor parándose a charlar conmigo en multitud de ocasiones en diferentes lugares.
 
Pensaba en la sesión de entrega de notas como un lugar idóneo para hacer constar en público mi preocupación por ciertos hechos que se han desarrollado en el IES durante este trimestre, y que pienso que debemos discutir como padres y madres en grupo como son:
  • La desorganización y caos que se provoca en los cambios de clase, con cambios que superan los diez y quince minutos entre clase y clase. La imposibilidad de impartir clases con normalidad en muchas de las asignaturas dados los problemas de comportamiento del alumnado de manera constante. El derecho de unos a la educación (obligatoriedad de estar en el sistema educativo) no está por encima del derecho de otros a recibir esta educación (una de calidad y adecuada al nivel que todos deseamos)
    • Estoy seguro que conocemos que la responsabilidad de lo que ocurra en estos cambios es del profesorado y también estoy seguro de que sabemos que en el centro no está permitido fumar y que hacemos lo posible por evitar que esto suceda…
  • La entrega de controles y exámenes (mejor dicho, la negativa a su entrega) a las familias del alumnado para estar informados del proceso educativo con mayor continuidad.
  • La problemática dada respecto a la compra “solicitada” por parte de las especialidades de inglés y francés de ciertos libros a mediados de trimestre por valor de 15 euros sin carta explicativa ni información al respecto.
  • La casi inexistente implicación del profesorado en la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación y la escasa formación del mismo respecto a este eje de la programación didáctica, ya que es una de las ocho competencias básicas y en las que el alumnado de esta localidad está muy preparado.
    • Educar en las TIC como sabemos, no es una opción, es una obligación y en este sentido se han organizado numerosos cursos de formación, jornadas, congresos, formación en centros,… por los centros de profesores en los años anteriores que invalidan la supuesta negativa por necesidad de formación en este sentido. No es necesario recordar que la formación personal es un requisito imprescindible de todos los docentes.
    • La escasa utilización de recursos TIC, auditivos y visuales en materias como idiomas es un ejemplo de esta formación, hecho que me parece especialmente grave en una localidad que se ha implicado tanto en este aspecto y que es referente a nivel andaluz en dicho trabajo.
  • La casi inexistencia de tareas y deberes que los alumnos y alumnas de primer curso llevan para casa (no puedo entender que el alumnado de primaria por lo general, tenga mayor número de deberes que los estudiantes de primero de ESO) y otros asuntos relativos a la marcha de la clase como el nivel de competencia del alumnado, la atención a la diversidad, los desdobles y agrupamientos,…
    • Asuntos que como miembros del Consejo Escolar ya conocen, y en los que estoy seguro que se han tomado medidas al respecto pero que deben seguir preocupándonos y sobre los que no debemos bajar la guardia. 
Tristemente no he podido hacerlo como pensaba, ya que la entrega de notas se ha hecho en horario de mañana, (no insistiré en lo contraria a la ley de esta medida) ya que para ello además, se ha dado el agravante de que se han anulado parte de las clases del día 23 de diciembre.
 
Supongo que se habrá aprobado previamente por el Consejo Escolar, como es lógico, e informado a la Delegación Provincial de esta medida, ya que un centro no puede establecer los horarios de manera unilateral sin informar a los padres y madres como bien es sabido por toda la comunidad, aunque desde mi ignorancia, entiendo que esto se hace para evitar a los docentes ir una tarde al centro de trabajo, (creo que el horario establecido implica la asistencia de al menos una tarde al centro cada semana) y por eso, se eliminan las clases,… curioso, es la misma medida que se tomó al principio del curso.
 
La sensación que me queda, la que veo en el pueblo, la que me cuentan los padres y madres de alumnos, la que se percibe en el ambiente por los propios docentes, (algunos incluso de la misma etapa educativa) es, que quizás todos los males del Sistema Educativo se puedan solucionar de la misma manera, no asistiendo a clases, aunque la idea que transmitimos a la sociedad es la idea de que nuestro compromiso con nuestros hijos e hijas y cumplimiento de nuestro deber siempre están supeditados al bienestar inmediato de un día, diez minutos, una sesión sin clases… y que el esfuerzo que intentamos pedirles a ellos no tiene un reflejo en nuestro quehacer diario.
 
Es habitual escuchar expresiones como; “los del instituto van por otro lado”, “esos si que saben…”, “ellos no van por las tardes…”, “ellos no van a cursos”, “ellos no hablan con las familias…” y tantas otras que son, estoy totalmente seguro, falsas, pero que hacen daño a la docencia.
 
Quizás a todos y cada uno de nosotros y nosotras, si esto llegase a transmitirse desde nuestro centro, nos daría vergüenza pertenecer a un colectivo que antepone su bien personal y particular inmediato (…pan para hoy y hambre para mañana) al objetivo para el que trabaja y podría pensar que un poco más de formalidad en nuestras decisiones pudieran solventar, entre otras muchas medidas legales, jurídicas, curriculares, organizativas,… algunos conceptos sociales totalmente erróneos, como es la escasa valoración de la profesión docente.
Agradezco la atención y espero noticias de sus decisiones al respecto.
 
 
27 de Diciembre de 2010.
Benito García Peinado.

Mediocres.

Comparto este escrito después de haberlo leído en facebook. Creo que no vulnero ningún derecho a la propiedad puesto que circula mediante correos electrónicos de manera alegre por la red y es de dominio público. Cito al que creo su autor mediante su twitter más abajo. En todo caso, es un escrito que nos debe hacer reflexionar sobre lo que estamos construyendo entre todos.

Lo pienso , aunque no lo he escrito yo:
Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura. Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional. Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada. Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido fomentado celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

@DavidJimenezTW

El blog de David Jiménez.

Visto y leído en facebook. by Reyes Mota.

En defensa de la Educación

Seré breve.

Este post entra dentro de la etiqueta “pataleo”.

Defiendo a la Educación Pública con todo mi conocimiento, mi fuerza y mi ejemplo.  Creo y estoy de acuerdo en cada una de las razones y principios que se dan en su defensa y en su puesta en valor. Me parecen terribles los recortes que se han diseñado para la educación y adivino una etapa muy dura en los cursos sucesivos en nuestros centros educativos.

Me entristezco cuando veo al colectivo de docentes completamente separado, inmovilizado y dividido (pobrísimo el papel que han jugado los sindicatos en los últimos años)  y me enfurezco cuando veo que  no hemos sabido involucrar (salvo excepciones contadas) a las familias en la defensa de la escuela pública.

Sin embargo, estoy hasta las narices de sectarismos y de no pertenecer a esa casta de docentes  que defienden la escuela pública excluyendo a los que no hemos tenido la suerte de estudiar en un colegio público cuando éramos niños, y por tanto debemos estar algo así como marcados por esta mala suerte. Yo no soy tan purasangre.

Yo no señores, yo estudié en la concertada en un momento social e histórico en el que mis padres se dejaron la piel para poder darme lo que ellos creyeron que era lo mejor y de lo que no estoy en absoluto insatisfecho. Es más, muy orgulloso y agradecido.

Ahora soy docente en la escuela pública y me esfuerzo al máximo (sin necesidad de regalitos ni premios a la calidad) por defender  los servicios públicos relacionados con la educación con lo que creo que debe ser nuestra mejor aportación, nuestro ejemplo diario y nuestra entrega a cada uno de los chavales y chavalas con los que trabajo, y no solo defiendo la educación  sino también los de otros muchos sectores como la sanidad, los transportes, la justicia… que no hay que olvidar que no son un lujo, son una conquista social que debemos conservar y potenciar.

Me duele y me avergüenza que compañeras y compañeros maestras y maestros se pongan la camiseta verde en defensa de la educación pública porque les afecta sus bolsillos y condiciones de trabajo y sin embargo en su vida diaria asisten a consultas privadas de medicina y se sirven de la sanidad en clínicas particulares para ellos sus familias, pero claro, la sanidad es una cosa seria y no es para andar jugando con ella,  ¿no?

¿Qué mensaje transmitimos? ¿Qué ejemplo estamos dando? ¿Qué le podemos decir a una familia que apuesta por la educación privada ante la pública? ¿Cómo reaccionar ante la privatización de servicios si nosotros somos usuarios de ellos?

Yo sigo teniendo mi estupenda y magnífica seguridad social, cosa extraña en el colectivo que apuesta por empresas médicas como adeslas, assisa, sanitas,… (que hacen negocio con nuestra salud) y otros tinglados sanitarios concertados (¡vaya, ya salió la palabra maldita!) que nos evitan la molestia de usar un servicio sanitario público.

Debo de andar muy equivocado, si, seguro que esto de la sanidad no es así como me lo veo y hay causas más que justificadas para que esto ocurra, porque de lo contrario, esto sería un contrasentido.

Qué mal llevo esto de las incongruencias.

Alucino con el proyecto bilingüe…

Queja ante la forma de organizar el proyecto bilingüe del IES Carlos III de Prado del Rey con los alumnos y alumnas con los que he trabajado durante años de manera previa en el colegio Pablo de Olavide.

Hace unos días me encontré con la madre de una exalumna de sexto curso que me contaba lo contenta que estaba porque su hija había ido al instituto y le iba muy bien en la clase bilingüe, ya que estaba en un grupito selecto y eso la motivaba más a aprender y a estudiar…

Mientras me lo contaba notaba cómo se me revolvían las tripas y pensaba si estaría tan contenta cuando su hijo, al que no le van tan bien las cosas en primaria, no entrase en ese grupo de elegidos dentro de un par de años…

No lo quería creer pero resulta que es verdad, que después de tantos y tantos años intentando llevar a la práctica docente la igualdad de oportunidades y la integración-inclusión de tod@s los chavales y chavalas en primaria, ahora resulta que en un instituto que conozco bien, tuve la desgracia de padercerlo como padre de alumna, resulta que se adopta el programa bilingüe segregando a los chicos en cuatro grupos, de los cuáles, uno es bilingüe, formado por la excelencia (¿esto no lo proponía Esperanza?) y el resto van ordenados de medio a malo y finalmente muy malo, donde están  los repetidores y gente de mala fama.

¡Muy bien muchachos! ¡Muy bien! Ahora ponemos a los torpes en otro grupito y hemos compensado. Luego le asignamos al último interino que llegue al centro la tutoría y que los aguante como pueda… ya llegará la hora de que vayan al PCPI.
Después  se nos llena la boca con eso de las maldades de otras comunidades y la educación inclusiva que se lleva en nuestros centros.

Y pregunto, las familias de los no escogidos para formar parte de esa élite ¿no dice nada?
¿Se acepta que tu hijo sea relegado a estos grupos en los que la educación no se da en las mismas condiciones? ¿Es esto Constitucional? ¿Podemos permitirlo?

Quiero creer que ya hay alguien (alguna familia) que haya reclamado o impugnado de alguna forma esta segregación.

Por cierto, para aquellos que piensen que los alumnos y alumnas que no van bien en el currículo oficial no tienen las mismas posibilidades de aprender otro idioma pongo este ejemplo:
En cualquier centro de primaria se da esta situación, pero concretamente, en un colegio que también conozco bien, la única persona totalmente bilingüe, -ha aprendido el castellano en año y medio-, es un chico inmigrante que necesita mucha ayuda en sus estudios.  El resto solo maneja un idioma. Esto demuestra que aprender otras lenguas no está supeditado al expediente académico oficial.

¿Qué criterio se sigue para hacer estas clasificaciones de alumnado bilingüe o no bilingüe? ¿ser hijo del jefe de estudios del IES es un punto a tu favor?

Volviendo al primer párrafo de este post,… si estar en un grupito así hace que estés más motivado para estudiar, ¿qué es lo que hará no formar parte de este grupo?

Por último, esto no tiene nada que ver con la conducta del alumnado. En ese tema siempre estaré del lado de respetar el derecho de aprender de los que quieren aprender frente a la mala educación de muchos que no dejan trabajar a los que si quieren hacerlo. Ese es otro tema y hay que establecer medidas sancionadoras y correctoras para ello y de camino revisar nuestras prácticas didácticas.

Que asco me dan estas cosas….

Image: ‘PHONE BOX

PHONE BOX

Juan Tomás Rodríguez, director del CEPR Polavide me hace llegar esta información complementaria:

http://ceprpolavide.wikispaces.com/Plan+de+Biling%C3%BCismo

Carta abierta a los padres y madres del Consejo Escolar.

31 de agosto de 2011.

Estimados representantes de los padres y las madres del alumnado en el Consejo Escolar del IES Carlos III, de Prado del Rey, (Cádiz) ;

Esta es una carta de agradecimiento por la disposición al diálogo y trabajo que siempre han mostrado con todos y cada uno de los familiares de los alumnos y alumnas del centro y por la realización de esa tarea en la sombra que es trabajar por todos, aportando cantidad de horas y  de reuniones para procurar que el centro mejore día a día.

Este trabajo implica multitud de sesiones de Consejo Escolar, charlas informativas con las familias del alumnado,  preparación de fiestas, convivencias…  y participación en cantidad de actividades que celebra el centro como todos hemos podido constatar durante este curso pasado.

Seguro que uno de los objetivos de su actividad es aportar un granito de arena para hacer que cada vez más, las familias del alumnado se impliquen en la educación de sus hijos e hijas y se interesen por los asuntos del centro, de forma que todos mejoremos en lo que nos concierne, el rendimiento de nuestra comunidad y por tanto, la calidad de nuestro sistema educativo.

Comprendo que todas estas actividades hayan estado en el primer puesto de sus ocupaciones y por tanto no pudieran durante todo el curso, dar respuesta a la petición de información que una de las familias de una alumna ha hecho al Consejo Escolar,  sobre algunos de los hechos que pudieran haber ocurrido  durante el año escolar y el desarrollo de las clases de primer curso de secundaria, como son (nombro algunos de ellos e incorporo otros de manera más evidente ya que  son tantas las cuestiones que me preocupan que no se ponerles orden…)  el uso inadecuado de los servicios, los cambios de clase, (según tengo entendido en algunas ocasiones el tiempo que ha pasado entre clase y clase ha sido de más de quince minutos…)  las ausencias del profesorado, la increible circunstancia de que cuando un profesor o profesora ha sustituido una clase (repito, de primero de secundaria) se ha negado a dar lo que se tenía programado por no ser  un experto/a en la materia, la agrupación de un número importante de alumnado conflictivo en un aula, los problemas curriculares y de comportamiento dados, la supresión de horas de clase con la excusa de la entrega de notas en días lectivos  y otras circunstancias que sin duda, para ustedes, han estado en un segundo plano frente a la urgente necesidad de realizar un desayuno andaluz, una excursión de final de curso u otras actividades más importantes para la vida del centro.

Agradeciendo su esfuerzo por dar respuesta a esta petición de información, de la que estoy seguro, el director del centro ha procurado siempre que se hiciera lo antes posible, de acuerdo con las aportaciones del resto de personas que componen este Consejo Escolar, se despide este padre de alumna, aprovechando para desearles una feliz entrada de curso y una fructífera colaboración en los siguientes años con el IES, en favor de la participación de padres y madres en la vida del centro.

Benito García Peinado.