Cultura y práctica digital

Con la porquería de conexión a internet que tenemos en los centros es muy difícil trabajar las TIC en cualquier tarea o actividad y mucho más cuando se trata de una asignatura como cultura y práctica digital en sexto de primaria. La chavalería ya conoce herramientas mucho más potentes de las  que nos permiten usar nuestros aparatos y conectividad, y es por eso, por lo que en la mayoría de las ocasiones nos limitamos a hacer actividades enlatadas, a crear presentaciones y poco más que a hacer prácticas con tablas y procesadores de textos tras muchos intentos por hacer cosas en la nube. Una pena.

Ojalá nos hubieran preguntado si el despilfarro del gasto en libros de texto no lo hubiéramos preferido invertir en conectividad y en renovación de aparatos e incorporación de nuevos. Todavía seguimos subsistiendo con los primeros ordenadores de los proyectos TIC iniciales.

El señor Marina debería pasarse por una de nuestras clases y observar las condiciones en las que trabajamos y si acaso, después podría plantearse evaluar a las administraciones primero y dejarse de dar por saco con “ocurrencias” (de las que ya conocemos algunas en Andalucía, como ese terrorífico plan de calidad que firmaron algunos de los sindicatos mayoritarios) que no van a hacer más que seguir incidiendo en la idea de que los maestros y maestras somos los causantes de lo mal que funciona todo. Por cierto, en mi clase, como se aprecia, no hay mucho espacio para hacer otras actividades, formar grupos, interactuar de diferentes formas… y tantas otras cosas por lo que tenemos que asaltar el pasillo y el resto de dependencias del colegio cuando quedan libres.

20151112_093558

 

Una de recetas educativas.

Estamos en tiempo de escribir cartas a los Reyes Magos. A lo mejor les da por escuchar estas peticiones.

  • Desaparición de las especialidades en la educación infantil y primaria.
  • Ampliación de la etapa primaria hasta los 14 años. Dos cursos más (al menos) que en la actualidad.
  • Establecimiento de una ratio máxima de 15 alumnos/as. (12 si hay alumnado NEE)
  • Flexibilización real del currículo por parte de los docentes y realización del mismo en base a Tareas competenciales. Alto nivel de cualificación profesional de los equipos directivos y docentes.
  • Implantar una metodología inclusiva real en las aulas y por tanto, exigencia de una formación docente adecuada desde la Universidad.
  • Formación obligatoria en el cuerpo docente mediante itinerarios de formación.
  • Establecimiento de temporadas de formación docente en didáctica. (semestres formativos cada cinco años)
  • Exigencia de formación mínima en idiomas (B2)

4319580035_8d37e24289

  • Por supuesto:
    • La religión fuera de los centros públicos.
    • Un servicio de inspección que cumpla con su labor asesora y fiscalizadora.
    • Una red de formación del profesorado eficiente.
    • Muchísima mejor dotación de recursos personales y materiales en los centros.
    • Devolución del dinero cobrado por el desastroso plan de calidad y reutilización del mismo en los centros y plantillas.
    • Inversión mínima anual en educación pactada por todos los partidos. Pacto global que evite las idas y venidas en la legislación educativa.
    • Inclusión del comedor como tramo horario escolar. Ampliación del mismo a todos los niveles obligatorios.
    • Inclusión de personal sanitario en las plantillas de los centros. Un DUE que realice tareas de prevención, dieta sana, curas de caídas, pesos y tallas, seguimientos e historiales del alumnado, lesiones deportivas…

Y ya que estamos…

  • Eliminación del “privilegio” de los funcionarios docentes de pertencer a servicios médicos concertados. No he visto mayor falta de vergüenza que la que se da en este asunto. Un docente de la escuela pública debe ser un usuario de la sanidad y del resto de servicios públicos.
  • Una adecuada valoración social del tema educativo y una mayor y mejor implicación familiar en la educación de nuestra chavalería.

Enlazo otras propuestas de diferentes compañeros/as desde la web de la FundaciónGSR.tv

¿Qué cambiarías del sistema educativo?

Imagen: Detalle de rosco casero.  http://www.flickr.com/photos/22662305@N04/4319580035

Resolución de conflictos en el aula.

 

Uno de los temas que más preocupan al profesorado en general de los niveles básicos de enseñanza (primaria y secundaria) es la cantidad de conflictos y problemas de conducta que se suelen generar en las dinámicas de clase por muy diferentes motivos. Poder dar clase con normalidad se ha convertido hoy en día, en una tarea muy complicada en ciertas situaciones y centros, sobretodo de enseñanza secundaria.

Por este motivo, los profesionales acudimos a los servicios de apoyo y a la formación personal para poder tener suficientes argumentos y propuestas que nos posibiliten responder a estas interferencias. El problema se agudiza cuando los encargados de darnos estas ayudas dan respuestas disparatadas y completamente irrealizables en la mayoría de los centros educativos…

A veces se nos aconseja que se premie, mediante un sistema de contrato personal con el alumnado, por la realización de determinadas tareas  que el grupo (la mayoría) realiza naturalmente. Esta, entre otras, es una de las técnicas que se nos ofrecen como solución. Sobran los comentarios. Cualquiera que se haya asomado a una clase es capaz de dar al menos cinco razones de lo inviable de esta respuesta, no solo porque es una discriminación positiva, sino porque estamos midiendo con doble rasero y eso provoca la reacción del resto. Esto no hace más que profundizar en el síndrome del payaso de cumpleaños, que premia siempre al más porculero escogiéndole para ser protagonista, mientras que el niño o la niña que se porta bien se queda sin caramelos.

Analicemos nuestras didácticas y los comportamientos de las familias y encontraremos algunas respuestas.

cromos

normas y limites

limites

El Plan de Calidad

Si yo conociese una metodología que hace que mis alumnos y alumnas aprendan mejor, estudien más, sean más autónomos y se desarrollen de manera integral y no la aplicase, sería un hijo de puta.

Si supiese que si hiciera una determinada actividad o que ofreciéndoles un entorno de aprendizaje determinado todo iba a ser más fácil y no lo hiciese, sería un mal docente.

Si no me formara continuamente para poder ofrecer a mis alumnos/as la mejor respuesta educativa posible a sus necesidades, sería un pésimo docente.

Si aprobase a mis alumnos y alumnas sin merecerlo por tener mejores estadísticas y así cobrar un complemento económico, sería un pesetero sin escrúpulos.

Si te dicen que vas a cobrar un complemento determinado porque hagas un trabajo extra o porque te esfuerces más en conseguir un objetivo que ya de por sí es tu objetivo, ¿cuál es tu reacción?

La reacción que tendrías, creo, depende del trabajo que estés realizando. No es lo mismo ser vendedor de coches que médico. No es lo mismo trabajar en una fábrica haciendo tornillos que atender un servicio público,…. no es lo mismo.

Existen profesiones que conllevan una entrega y una forma de ver las cosas que no admiten compensaciones económicas simplemente porque si te pagan más por hacer lo que ya deberías hacer te están insultando. Te están diciendo que no cumples con tu deber y que no te esfuerzas por conseguir tus objetivos.

Esto es todavía más claro cuando hablamos de trabajos en los que están implicados como receptores de nuestro esfuerzo los seres humanos y más todavía, si son niños y niñas los que reciben nuestra tarea.

Hace unos años se introdujo en la educación andaluza el nuevo Plan de Calidad que pretendía, a base de talonario, eliminar las tasas de fracaso escolar de nuestras escuelas,… consitente en abonar a los docentes que se comprometieran a ello, una cantidad que se podría ir consolidando con el paso de los cursos si se alcanzaban una serie de objetivos a los que cada uno se comprometía…

Este es uno de sus resultados.

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&NR=1&v=ygpAvwC96bM

Quizás para alguno los cuatro o cinco mil euros que reciba sean excusa suficiente,… para mi no lo son y de verdad, en serio, me gustaría conocer a alguien que defienda, que argumente y se crea realmente el Plan de Calidad en la docencia.  Así podría entender que algunos lo firmen.