Más sobre inclusión educativa.

Pocas veces una viñeta ha hecho tanto daño a la educación como lo está haciendo esta. Y es que creemos que el buenismo es la solución a algunos de los males del sistema educativo tanto obligatorio como post-obligatorio. Y no, no es así.

Pongamos un ejemplo, imaginen que varias personas se quieren sacar el carnet de conducir, cada una de ellas con una discapacidad como por ejemplo una sordera, una ceguera o simplemente una discapacidad mental. ¿Estaríamos hablando de que hay que adaptar la prueba a las diferentes personas o no serviría el ejemplo…? la respuesta sería clara ¿no? La prueba objetiva de hacer un recorrido urbano de quince, veinte o treinta  minutos no debe variarse. Creo que todos estamos de acuerdo. ¿verdad?

Y es que confundimos la prueba en si, que debe ser o constar de los mismos niveles de exigencia con las adaptaciones o ayudas que son necesarias para alcanzar el nivel, con el proceso que se ha de realizar para superarse.

Otro ejemplo, ¿estaríamos de acuerdo en decir que una persona con una discapacidad intelectual puede estudiar una carrera universitaria? Un sueño, qué bonito sería… pero pensemos que esa carrera universitaria es por ejemplo, medicina. ¿Y si entramos a la consulta del médico y resulta que nos va a tratar esa persona…? El “si quieres, puedes” es mentira. Es necesario querer, pero no es bastante.

Seamos realistas. El tener una discapacidad o un problema de cualquier índole hace que sea necesario un mayor esfuerzo, una mayor concentración de recursos, una mayor disponibilidad de oportunidades… pero eso tiene poco que ver con presentar diferentes pruebas, adaptadas en el nivel de exigencia, a cada uno de los aspirantes, alumnos, opositores… la integración, la inclusión, nada tiene que ver con garantizar el éxito sí o si, a las personas que presentan dicha problemática, tiene que ver con la adaptación de recursos, con el número de posibilidades o el tiempo de realización así como cualquier otra provisión de medidas que permitan la realización de la prueba, y hay que garantizar esas medidas, (soy un claro defensor de la escuela pública inclusiva y de la idea de calidad en la educación basada en el aporte de recursos y propuestas didácticas innovadoras) pero eso si, la prueba*, su contenido, debe ser igualitario, de ahí que personalmente no me muestre en contra de las pruebas escala o nivel, reválidas o pruebas estandarizadas en diferentes cursos o edades siempre que sus resultados se usen de manera adecuada.

Definamos bien el criterio que nos va a delimitar cuál es el nivel o rasero que va a decirnos si un chaval obtiene o no el mínimo, ahí está el problema, pero una vez hecho esto, es fácil evaluar positiva o negativamente a cada uno en una prueba o tarea y por tanto, en una materia o ámbito.

Pero entonces, ¡Oh, Dios mio!, ¡muchos de los chicos con NEE por discapacidad (y también sin NEE) no van a tener la primaria aprobada, ni la secundaria…. ! -Pues claro.

Por cierto, nunca me he encontrado en mi vida como docente a un pez y a un elefante en una de mis clases. Me he encontrado a chavales con más o menos problemas para poder acceder al currículum ordinario de la misma forma que el resto, y cada vez tengo más claro que son los recursos, las oportunidades, los materiales y las metodologías las que tienen que cambiar, nunca el nivel de exigencia para alcanzar tal o cual grado o etapa, porque eso contribuye a que nuestro sistema educativo esté como está y que en algunos casos, no sepamos si un chaval tiene aprobada la primaria, el segundo ciclo de la primaria o el primer ciclo de secundaria…

evaluación

*Tendríamos que hablar en otro post de las pruebas en sí, de la necesidad o no de exámenes y de la necesidad de las pruebas tal y como las entendemos hoy en día. También de lo grueso e inútil de un tanto por ciento muy elevado de nuestro currículum de primaria y secundaria y de la necesidad de eliminar lo superfluo y quedarnos con lo realmente indispensable para que las aulas de la etapa obligatoria fuesen realmente inclusivas.

Cultura y práctica digital

Con la porquería de conexión a internet que tenemos en los centros es muy difícil trabajar las TIC en cualquier tarea o actividad y mucho más cuando se trata de una asignatura como cultura y práctica digital en sexto de primaria. La chavalería ya conoce herramientas mucho más potentes de las  que nos permiten usar nuestros aparatos y conectividad, y es por eso, por lo que en la mayoría de las ocasiones nos limitamos a hacer actividades enlatadas, a crear presentaciones y poco más que a hacer prácticas con tablas y procesadores de textos tras muchos intentos por hacer cosas en la nube. Una pena.

Ojalá nos hubieran preguntado si el despilfarro del gasto en libros de texto no lo hubiéramos preferido invertir en conectividad y en renovación de aparatos e incorporación de nuevos. Todavía seguimos subsistiendo con los primeros ordenadores de los proyectos TIC iniciales.

El señor Marina debería pasarse por una de nuestras clases y observar las condiciones en las que trabajamos y si acaso, después podría plantearse evaluar a las administraciones primero y dejarse de dar por saco con “ocurrencias” (de las que ya conocemos algunas en Andalucía, como ese terrorífico plan de calidad que firmaron algunos de los sindicatos mayoritarios) que no van a hacer más que seguir incidiendo en la idea de que los maestros y maestras somos los causantes de lo mal que funciona todo. Por cierto, en mi clase, como se aprecia, no hay mucho espacio para hacer otras actividades, formar grupos, interactuar de diferentes formas… y tantas otras cosas por lo que tenemos que asaltar el pasillo y el resto de dependencias del colegio cuando quedan libres.

20151112_093558

 

¡Imparable!

Tengo la inmensa suerte de trabajar en una profesión que me apasiona. Desde hace unos años estoy disfrutando plenamente de mi trabajo y considero que mi aprendizaje y proceso de madurez personal está dándome satisfacciones diarias en mi aula, con mis alumnos y alumnas. Es emocionante enredarte en nuevas tareas con veintiséis cabecitas inquietas que se involucran en cualquier proyecto que se les propone. Es maravilloso ver cómo exponen sus conclusiones, cómo presentan sus resultados, cómo trabajan cada día mejor en equipo y se organizan para meterle mano a las actividades de cada proyecto.

Creo en la educación pública, la mejor, la más social, la más equitativa y la más acogedora. Soy un firme creyente de que es necesaria una gran dosis de vocación para ejercer esta profesión. Evidentemente, nunca he pertenecido al Plan de Calidad con el que se dilapidó una gran cantidad de dinero en la educación pública, dinero que tantos boquetes podría tapar ahora. Creo en la inclusión como metodología y cada día estoy más volcado en el planteamiento de tareas competenciales para desarrollar el currículo.

Intento formarme cada día, estar al tanto de experiencias educativas de éxito y copio todo lo que creo que puede ser atractivo para la chavalería. Sigo a mucha gente muy interesante en blogs, redes sociales, webs… y procuro aprender para poder ofrecer lo mejor de mi mismo a mis “clientes”.

He participado activamente en la puesta en marcha del proyecto escuelatic 2.0, del que he aprendido una barbaridad. Creo que la dotación de materiales y recursos y en las inmensas posibilidades que esto nos ofrece hoy en día en el ejercicio de nuestra profesión. Creo que tenemos que aprovecharlos. Tenemos el derecho y la obligación de usarlos. No entiendo, cómo todavía hoy nos encontramos ante tanta resistencia a usar estos medios, tan presentes en la vida de nuestro alumnado, por una parte de un profesorado que eso sí, cada vez es más reducida.

Nos encontramos inmersos en un cambio metodológico que terminará imponiéndose a medio o largo plazo. En los últimos años he disfrutado con las cosas tan bonitas que la chavalería ha  hecho trabajando con las TIC, (aquí hay algunos ejemplos) incluso hemos trabajado coordinadamente con otros centros educativos como cuando lo hicimos con el curso de Mar Serón, (Málaga) con el proyecto Novelas compartidas y con el grupo de Cipriano, (Jaén) cuando trabajamos la Prehistoria. Dos ejemplos; dos proyectos que han tenido una repercusión bastante importante en los foros educativos y que han sido muy enriquecedoras a todos los niveles. Seguimos participando de todo aquello que nos puede enriquecer y contamos con el apoyo (fundamental) de las familias en este empeño, pero ahora todo es mucho más complicado, por no decir imposible.

153709057_b3079e13d7
Piedras en el camino

En mi cole ya llevamos ocho meses sin conexión a internet en las aulas. Ya no es cuestión de si hay dinero o no lo hay. ¡Lo hay! Hablamos de educación. No encuentro excusas para que esto no esté solventado ya de una vez, porque estamos limitando la educación de un grupo de chavales que tienen derecho a disponer de los mejores materiales y recursos.

Quisiera dejar clara mi admiración por el trabajo que efectúa el CGA, y la gente que está a pie de obra en la Consejería de Educación. Atender a una comunidad tan grande como algunos países europeos no es nada fácil siendo los recursos tan limitados para tanta incidencia: equipos obsoletos, malas conexiones, escaso mantenimiento de aparatos y medios, una desastrosa gestión (en muchos centros) de los recursos…

Ofrecemos una educación mermada. Estamos en unas condiciones de inferioridad de las que ningún sindicato se ha hecho eco. Ninguno ha aparecido por la escuela, al menos que yo sepa, ni ha hecho alguna propuesta de intervención. Estas son malas condiciones laborales, que es de lo que se supone que deberían ocuparse, que es para lo que están, si es que están…

En todo este montón de mierda que nos rodea, con comisiones por cursos de formación, por deudas bancarias, por malas gestiones locales, por el despilfarro de una administración gruesa con Diputaciones Provinciales y otros entes más o menos inútiles, concretamente en Andalucía, que estemos como estamos no tiene explicación comprensible. ¡Andalucía imparable! ¿No era ese el lema? La cuestión no es cómo estamos, sino cómo deberíamos estar. Y cuando piensas en ello, cuando imaginas como debería ser la cosa, entonces,… entonces es cuando te vuelves a dar cuenta de que te están volviendo a robar a ti y sobretodo a ellos, a los chicos y chicas que son el futuro de nuestra tierra.

Mis niños, sí, mis niños… se merecen poder trabajar con los recursos adecuados en clase.

Anteayer, en la enésima reunión para ver qué posibilidades hay de una solución que nos permita mejorar nuestra situación, mi compañero de ciclo ha propuesto poner una esquela en el perfil de facebook del colegio, lo que me ha recordado lo que ya hizo el San Walabonso hace años.

Hay prioridades. La educación, la sanidad y la justicia lo son. Luego viene todo lo demás.

Seguimos…

Image: ‘trocha-real-gredos (25)
http://www.flickr.com/photos/53763120@N00/153709057

Reencuentro

Feliz por reencontrarme a la gente del grupo Escuela TIC 2.0 en EABE13. Mucha alegría y buenas sensaciones. Faltaban Ana Echarri y Rafael García Rivas, a los que esperamos ver pronto. Nos debemos un ratito juntos.

754936265

Junto a Rafa del Castillo, Daniel Sánchez, María Barceló y Juan Rafael Fernández en los jardines del Hotel Reina Cristina de Algeciras.

En esto andamos ahora…

Cuando llegamos al décimo tema de Conocimiento del Medio, en la mitad del segundo trimestre del curso, decidí que era el momento de hacerles trabajar ya, de manera completamente autónoma no solo aportando materiales y creando sus propios mapas conceptuales y esquemas, sino aprendiendo a recopilar los recursos que sobre un contenido existen a nuestro alcance en la red. Habíamos hecho ya algunos trabajos en grupo; murales, presentaciones, exposiciones orales… era el momento de intentar fusionar todos estos aprendizajes en una gran actividad, donde los diferentes equipos trabajasen aprovechando los recursos que teníamos a mano.

Por eso hemos planteado el siguiente trabajo: 6 curso marzo13

Hemos seleccionado un aspecto del tema (clima, paisajes, relieve… de Europa y España) para cada grupo, compuestos por mi de manera aleatoria, lo que aseguró su heterogeneidad.

Cada grupo debía hacer un tratamiento del contenido que incluyera un mapa conceptual de todo el objeto de estudio (CMap Tools es la herramienta que conocemos), un mural explicativo en cartulina sobre un aspecto concreto del tema de estudio, una presentación de diapositivas que acompañara nuestra explicación de datos e investigaciones efectuadas, una presentación dinámica efectuada en prezi o popplet que pudiéramos insertar en nuestros blogs personales y grupales, un glosario, para hacerlo, han compartido un documento en red, y una selección de vídeos. Todo ello debería incluirse en las diferentes páginas de un blog creado por el grupo para poder colgar el resultado de nuestras horas de trabajo, en el que todos fueran administradores. Por supuesto, para que esto fuese posible hemos tenido que aprender a usar slideshare y registrarnos en diferentes servicios de la web 2.0.

La chavalería tenía constantemente este material para poder organizarse.

Por último, era importante compartir nuestro trabajo con el resto del mundo. Había que hacer las licencias creative commons para nuestros contenidos.

Estos son los blogs que se han creado por cada grupo:

Quedaba rematar el trabajo. Hacer las exposiciones orales sobre el contenido y presentar el resultado haciendo un recorrido por cada uno de los blogs y materiales, lo que ha resultado especialmente gratificante.